Papa Francisco | La vida es un regalo del amor infinito de Dios, pero también es un tiempo para verificar nuestro amor por Él

Publicado el24 enero, 2021

Papa Francisco | La vida es un regalo del amor infinito de Dios, pero también es un tiempo para verificar nuestro amor por Él, así lo manifestó Su Santidad Francisco en su mensaje compartido antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Fue en el medio día de hoy (hora de Roma), desde la Biblioteca de Palacio Apostólico Vaticano, donde se refirió al Evangelio de este Domingo (cf. Mc 1, 14-20).

Al respecto, nos decía, “su predicación se resume en estas palabras: <<El tiempo ha terminado y el reino de Dios está cerca; convertíos y creed en el Evangelio>> (v. 15). Simplemente. Jesús no usó medias palabras. Es un mensaje que invita a reflexionar sobre dos temas fundamentales: el tiempo y la conversión”.

A lo que agregó el Santo Padre, “(…) el tiempo debe entenderse como la duración de la historia de la salvación realizada por Dios; por tanto, el tiempo «cumplido» es aquel en el que esta acción salvífica alcanza su culminación, su plena realización: es el momento histórico en el que Dios envió al Hijo al mundo y su Reino se hizo más «cercano» que nunca”.

Avanzado, Su Santidad Francisco nos señalaba, “sin embargo, la salvación no es automática; la salvación es un don de amor y como tal ofrecido a la libertad humana. Siempre, cuando hablamos de amor, hablamos de libertad: un amor sin libertad no es amor; puede ser interés, puede ser miedo, muchas cosas, pero el amor es siempre libre, y ser libre y requiere una respuesta libre: requiere nuestra conversión”.

El Pontífice, además nos recordaba, “es un cambio decisivo de visión y actitud. De hecho, el pecado, sobre todo el pecado de la mundanalidad que es como el aire, lo impregna todo, ha llevado a una mentalidad que tiende a afirmarse frente a los demás y también frente a Dios”.

Entonces, continuando, el Santo Padre nos revelaba, “para cada uno de nosotros, el tiempo en el que poder aceptar la redención es corto: es la duración de nuestra vida en este mundo. Es corto. Quizás parece largo … Recuerdo que fui a dar los sacramentos, la Unción de los enfermos a un muy buen, muy buen anciano y él en ese momento, antes de recibir la Eucaristía y la Unción de los enfermos, me dio habiendo dicho esta frase: <<Mi vida pasó volando>>, como diciendo: creí que era eterna, pero… <<mi vida pasó volando>>”.

A lo que agregó, “(…) la vida es un regalo del amor infinito de Dios, pero también es un tiempo para verificar nuestro amor por Él. Por lo tanto, cada momento, cada instante de nuestra existencia es un tiempo precioso para amar a Dios y amar al prójimo, y así entra en la vida eterna”.

Casi en el final de su mensaje, Su Santidad Francisco decía, “la historia de nuestra vida tiene dos ritmos: uno, medible, compuesto por horas, días, años; el otro, compuesto por las estaciones de nuestro desarrollo: nacimiento, infancia, adolescencia, madurez, vejez, muerte. Cada vez, cada fase tiene su propio valor y puede ser un momento privilegiado de encuentro con el Señor. La fe nos ayuda a descubrir el sentido espiritual de estos tiempos: cada uno de ellos contiene una llamada particular del Señor, a la que podemos dar una respuesta positiva o negativa”.

A continuación, compartimos en forma completa el mensaje compartido por Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El pasaje evangélico de este domingo (cf. Mc 1, 14-20) nos muestra, por así decirlo, el «paso de la batuta» de Juan el Bautista a Jesús. Juan fue su precursor, preparó el terreno para él y preparó el camino: ahora Jesús puede comenzar su misión y anunciar la salvación ahora presente; Él fue la salvación. Su predicación se resume en estas palabras: “El tiempo ha terminado y el reino de Dios está cerca; convertíos y creed en el Evangelio” (v. 15). Simplemente. Jesús no usó medias palabras. Es un mensaje que invita a reflexionar sobre dos temas fundamentales: el tiempo y la conversión.

En este texto del evangelista Marcos, el tiempo debe entenderse como la duración de la historia de la salvación realizada por Dios; por tanto, el tiempo «cumplido» es aquel en el que esta acción salvífica alcanza su culminación, su plena realización: es el momento histórico en el que Dios envió al Hijo al mundo y su Reino se hizo más «cercano» que nunca. El tiempo de la salvación está completo porque Jesús ha llegado. Sin embargo, la salvación no es automática; la salvación es un don de amor y como tal ofrecido a la libertad humana. Siempre, cuando hablamos de amor, hablamos de libertad: un amor sin libertad no es amor; puede ser interés, puede ser miedo, muchas cosas, pero el amor es siempre libre, y ser libre y requiere una respuesta libre: requiere nuestra conversión. En otras palabras, se trata de cambiar de mentalidad -esto es conversión, de cambiar de mentalidad- y de cambiar de vida: ya no siguiendo los modelos del mundo, sino el de Dios, que es Jesús, siguiendo a Jesús, como Jesús hizo y como Jesús nos enseñó. Es un cambio decisivo de visión y actitud. De hecho, el pecado, sobre todo el pecado de la mundanalidad que es como el aire, lo impregna todo, ha llevado a una mentalidad que tiende a afirmarse frente a los demás y también frente a Dios. Esto es curioso … ¿identidad? Y muchas veces escuchamos que nuestra identidad se expresa en términos de «contra». Es difícil expresar la propia identidad en el espíritu del mundo en términos positivos y salvadores: es contra uno mismo, contra los demás y contra Dios. Y para ello no duda – la mentalidad del pecado, la mentalidad del mundo – en utilizar el engaño y violencia. Engaño y violencia. Veamos qué pasa con el engaño y la violencia: la codicia, el deseo de poder y no de servicio, las guerras, la explotación de las personas … Esta es la mentalidad del engaño que sin duda tiene su origen en el padre del engaño, el gran mentiroso, el diablo. Es el padre de la mentira, como Jesús lo define.

A todo esto, se opone el mensaje de Jesús, que nos invita a reconocernos en la necesidad de Dios y de su gracia; tener una actitud equilibrada hacia los bienes terrenales; ser acogedor y humilde con todos; conocerse y realizarse en el encuentro y el servicio a los demás. Para cada uno de nosotros, el tiempo en el que poder aceptar la redención es corto: es la duración de nuestra vida en este mundo. Es corto. Quizás parece largo … Recuerdo que fui a dar los sacramentos, la Unción de los enfermos a un muy buen, muy buen anciano y él en ese momento, antes de recibir la Eucaristía y la Unción de los enfermos, me dio habiendo dicho esta frase: “Mi vida pasó volando”, como diciendo: creí que era eterna, pero… “mi vida pasó volando”. Así que nosotros, los ancianos, sentimos que la vida se ha ido. Se va. Y la vida es un regalo del amor infinito de Dios, pero también es un tiempo para verificar nuestro amor por Él. Por lo tanto, cada momento, cada instante de nuestra existencia es un tiempo precioso para amar a Dios y amar al prójimo, y así entra en la vida eterna.

La historia de nuestra vida tiene dos ritmos: uno, medible, compuesto por horas, días, años; el otro, compuesto por las estaciones de nuestro desarrollo: nacimiento, infancia, adolescencia, madurez, vejez, muerte. Cada vez, cada fase tiene su propio valor y puede ser un momento privilegiado de encuentro con el Señor. La fe nos ayuda a descubrir el sentido espiritual de estos tiempos: cada uno de ellos contiene una llamada particular del Señor, a la que podemos dar una respuesta positiva o negativa. En el Evangelio vemos cómo Simón, Andrés, Santiago y Juan respondieron: eran hombres maduros, tenían su trabajo de pescadores, tenían vida familiar … Sin embargo, cuando Jesús pasó y los llamó, «enseguida dejaron sus redes y lo siguieron» ( Mc 1,18).

Queridos hermanos y hermanas, estemos atentos y no dejemos pasar a Jesús sin recibirlo. San Agustín solía decir: «Tengo miedo de Dios cuando pasa». ¿Asustado de qué? No reconocerlo, no verlo, no darle la bienvenida.

Que la Virgen María nos ayude a vivir cada día, cada momento como un tiempo de salvación, en el que el Señor pasa y nos llama a seguirlo, cada uno según su propia vida. Y ayúdanos a convertirnos de la mentalidad del mundo, la de las fantasías del mundo que son los fuegos artificiales, a la del amor y el servicio.

Después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas,

este domingo está dedicado a la Palabra de Dios Uno de los grandes dones de nuestro tiempo es el redescubrimiento de la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia a todos los niveles. Nunca antes la Biblia ha sido accesible para todos: en todos los idiomas y ahora también en formatos audiovisuales y digitales. San Jerónimo, cuyo decimosexto centenario de su muerte recordé recientemente, dice que quien ignora la Escritura ignora a Cristo, quien ignora la Escritura ignora a Cristo (cf. In Isaiam Prol.). Y viceversa, es Jesucristo, Verbo hecho carne, muerto y resucitado, quien abre nuestra mente al entendimiento de la Escritura (cf. Lc 24,45). Esto ocurre particularmente en la liturgia, pero también cuando rezamos solos o en grupo, especialmente con el Evangelio y con los Salmos. Agradezco y animo a las parroquias por su compromiso constante de educar para escuchar la Palabra de Dios ¡Que nunca nos falte la alegría de sembrar el Evangelio! Y me repito en otra ocasión: tenemos la costumbre, tenemos la costumbre de llevar siempre un pequeño Evangelio en el bolsillo, en el bolso, para poder leerlo durante el día, al menos tres o cuatro versos. El Evangelio siempre con nosotros.

El 20 de enero, un nigeriano sin hogar de 46 años llamado Edwin fue encontrado muerto por el frío a pocos metros de la Plaza de San Pedro. Su historia se suma a la de muchas otras personas sin hogar que murieron recientemente en Roma en las mismas circunstancias dramáticas. Oremos por Edwin. Seamos advertidos por lo que dijo San Gregorio Magno, quien, ante la fría muerte de un mendigo, dijo que no se celebrarían misas ese día porque era como el Viernes Santo. Pensemos en Edwin. Pensemos en lo que sintió este hombre de 46 años en el frío, ignorado por todos, abandonado, incluso por nosotros. Oremos por él.

Mañana por la tarde, en la Basílica de San Pablo Extramuros, celebraremos las Vísperas de la fiesta de la Conversión de San Pablo, al final de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, junto con los representantes de las demás Iglesias y Comunidades eclesiales. Los invito a unirse espiritualmente a nosotros en nuestra oración.

Hoy es también la memoria de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas. Ayer se dio a conocer el Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones, titulado “Ven y mira. Comunicarse conociendo personas donde y como están ”. Insto a todos los periodistas y comunicadores a «ir y ver», incluso donde nadie quiera ir, y dar testimonio de la verdad.

Los saludo a todos ustedes que están conectados a través de los medios. Un recuerdo y una oración para las familias que más luchan durante este período. ¡Vamos, vamos! Oramos por estas familias y, en la medida de lo posible, estamos cerca de ellas. Y les deseo a todos un buen domingo. Por favor, no olvides orar por mí. ¡Buen almuerzo y adiós!

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!