Papa Francisco | Necesitamos la mansedumbre para avanzar por el camino de la santidad

Publicado el1 noviembre, 2020

Papa Francisco | Necesitamos la mansedumbre para avanzar por el camino de la santidad, así lo manifestaba el Santo Padre Francisco en su mensaje antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Fue en el medio día de hoy (hora de Roma), en la solemnidad de Todos los Santos cuando se presentaba en la ventana del Estudio Apostólico Vaticano y se reunía con los fieles y peregrinos presentes en Plaza San Pedro.

Luego de saludar a los hermanos, el Santo Padre manifestaba, “en esta solemne fiesta de Todos los Santos, la Iglesia nos invita a reflexionar sobre la gran esperanza, que se basa en la resurrección de Cristo: Cristo ha resucitado y nosotros también estaremos con Él”. Agregando, “los santos y los beatos son los testigos más autorizados de la esperanza cristiana porque la vivieron plenamente en su existencia, entre alegrías y sufrimientos, cumpliendo las bienaventuranzas que predicó Jesús y que hoy resuenan en la liturgia (cf. Mt 5, 1-12a)”.

Su Santidad, además nos afirmaba, “las Bienaventuranzas evangélicas, de hecho, son el camino a la santidad”. Continuando, se refería a dos de Bienaventuranzas, comenzando con la segunda, «Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación» (v. 4).

Al respecto, el Santo Padre profundizaba, “parecen palabras contradictorias, porque llorar no es señal de alegría y felicidad”. Ahondando, dice, “las razones del llanto y el sufrimiento (…), el pecado y los errores: simplemente la vida cotidiana, frágil, débil y marcada por las dificultades. Una vida a veces herida y probada por ingratitudes y malos entendidos”.  

Pero, Santidad Francisco, allí nos revela que, “Jesús proclama bienaventurados a quienes lloran por estas realidades y, a pesar de todo, confían en el Señor y se colocan bajo su sombra. No son indiferentes, ni endurecen su corazón en el dolor, sino que esperan pacientemente el consuelo de Dios, y ya lo experimentan en esta vida”.

Sobre la tercera Bienaventuranza, el Pontífice nos señala, “(…) Jesús dice: «Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra» (v. 5). Hermanos y hermanas, ¡mansedumbre! La mansedumbre es característica de Jesús, que dice de sí mismo: «Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón» (Mt 11, 29)”.

Completando, agrega, “esta bienaventuranza también comienza aquí abajo y se cumplirá en el Cielo, en Cristo. La mansedumbre. En este momento de la vida mundial, también, donde hay tanta agresión …; e incluso en la vida cotidiana, lo primero que sale de nosotros es la agresión, la defensa … Necesitamos la mansedumbre para avanzar por el camino de la santidad”.

Casi en la síntesis final, el Santo Padre nos alentaba, “queridos hermanos y hermanas, elijan la pureza, la mansedumbre y la misericordia; elegir confiarse al Señor en pobreza de espíritu y aflicción; Comprometerse con la justicia y la paz, todo esto significa ir contra la corriente de la mentalidad de este mundo, de la cultura de la posesión, de la diversión sin sentido, de la arrogancia hacia los más débiles. Este camino evangélico ha sido recorrido por los santos y los beatos”.

A continuación, compartimos la interpretación del italiano al castellano del mensaje brindado por Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En esta solemne fiesta de Todos los Santos, la Iglesia nos invita a reflexionar sobre la gran esperanza, que se basa en la resurrección de Cristo: Cristo ha resucitado y nosotros también estaremos con Él. Los santos y los beatos son los testigos más autorizados de la esperanza cristiana porque la vivieron plenamente en su existencia, entre alegrías y sufrimientos, cumpliendo las bienaventuranzas que predicó Jesús y que hoy resuenan en la liturgia (cf. Mt 5, 1-12a). Las Bienaventuranzas evangélicas, de hecho, son el camino a la santidad. Ahora me detengo en dos Bienaventuranzas, la segunda y la tercera.

El segundo es este: «Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación» (v. 4). Parecen palabras contradictorias, porque llorar no es señal de alegría y felicidad. Las razones del llanto y el sufrimiento son la muerte, la enfermedad, la adversidad moral, el pecado y los errores: simplemente la vida cotidiana, frágil, débil y marcada por las dificultades. Una vida a veces herida y probada por ingratitudes y malos entendidos. Jesús proclama bienaventurados a quienes lloran por estas realidades y, a pesar de todo, confían en el Señor y se colocan bajo su sombra. No son indiferentes, ni endurecen su corazón en el dolor, sino que esperan pacientemente el consuelo de Dios, y ya lo experimentan en esta vida.

En la tercera bienaventuranza Jesús dice: «Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra» (v. 5). Hermanos y hermanas, ¡mansedumbre! La mansedumbre es característica de Jesús, que dice de sí mismo: «Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón» (Mt 11, 29). Los mitos son aquellos que saben dominarse, que dejan espacio al otro, lo escuchan y lo respetan en su forma de vida, en sus necesidades y en sus peticiones. No pretenden abrumarlo o menospreciarlo, no quieren dominar y dominar todo, ni imponer sus propias ideas e intereses en detrimento de los demás. Estas personas, a quienes la mentalidad mundana no aprecia, son en cambio preciosas a los ojos de Dios, quien les da como herencia la tierra prometida, es decir, la vida eterna. Esta bienaventuranza también comienza aquí abajo y se cumplirá en el Cielo, en Cristo. La mansedumbre. En este momento de la vida mundial, también, donde hay tanta agresión …; e incluso en la vida cotidiana, lo primero que sale de nosotros es la agresión, la defensa … Necesitamos la mansedumbre para avanzar por el camino de la santidad. Escuche, respete, no ataque: mansedumbre.

Queridos hermanos y hermanas, elijan la pureza, la mansedumbre y la misericordia; elegir confiarse al Señor en pobreza de espíritu y aflicción; Comprometerse con la justicia y la paz, todo esto significa ir contra la corriente de la mentalidad de este mundo, de la cultura de la posesión, de la diversión sin sentido, de la arrogancia hacia los más débiles. Este camino evangélico ha sido recorrido por los santos y los beatos. La solemnidad de hoy, que celebra a Todos los Santos, nos recuerda la vocación personal y universal a la santidad, y nos ofrece modelos seguros para este camino, que cada uno camina de una manera única, de manera irrepetible. Basta pensar en la inagotable variedad de dones e historias concretas que existen entre santos y santos: no son lo mismo, cada uno tiene su propia personalidad y ha desarrollado su vida en santidad según su propia personalidad. Cada uno de nosotros puede hacerlo, seguir ese camino. Mansedumbre, mansedumbre por favor y iremos a la santidad.

Esta inmensa familia de fieles discípulos de Cristo tiene una Madre, la Virgen María. La veneramos con el título de Reina de todos los santos, pero ella es ante todo la Madre, que enseña a cada uno a acoger y seguir a su Hijo. Que ella nos ayude a alimentar el deseo de santidad, caminando por el camino de las Bienaventuranzas.

__________________________

Después del Ángelus

¡Queridos hermanos y hermanas!

Ayer, en Hartford, en los Estados Unidos de América, Michael McGivney, sacerdote diocesano, fundador de Caballeros de Colón, fue proclamado Beato. Comprometido con la evangelización, hizo todo lo posible por satisfacer las necesidades de los necesitados, promoviendo la ayuda mutua. Que su ejemplo nos estimule a todos a dar cada vez más testimonio del Evangelio de la caridad. ¡Un aplauso al nuevo Beato!

En este día festivo, no olvidemos lo que está sucediendo en Nagorno-Karabaj, donde los enfrentamientos armados se suceden en frágiles treguas, con un trágico aumento de víctimas, destrucción de hogares, infraestructuras y lugares de culto, una participación cada vez más masiva de la población civil. ¡Es trágico! Quisiera renovar mi más sentido llamamiento a los dirigentes de las partes en conflicto, para que «intervengan cuanto antes, para detener el derramamiento de sangre inocente» (Enc. Fratelli tutti, 192): no piensan en resolver con violencia la polémica que los enfrenta, pero entablando negociaciones sinceras, con la ayuda de la comunidad internacional. Por mi parte, estoy cerca de todos los que sufren y los invito a pedir la intercesión de los santos por una paz estable en la región.

También oramos por los pueblos de la zona del mar Egeo que fueron golpeados por un fuerte terremoto hace dos días.

Los saludo a todos ustedes, romanos y peregrinos de varios países. En particular, saludo a los participantes en la Carrera de los Santos, promovida por la Fundación «Don Bosco nel Mondo», que este año también compiten a distancia e individualmente. A pesar de tener lugar en pequeños grupos, respetando el distanciamiento impuesto por la pandemia, este evento deportivo ofrece una dimensión de celebración popular a la celebración religiosa de Todos los Santos. ¡Gracias por tu iniciativa y por tu presencia!

Mañana por la tarde celebraré la misa en sufragio por los difuntos en el Cementerio Teutónico, lugar de enterramiento en la Ciudad del Vaticano. De esta manera me uno espiritualmente a quienes en estos días, en cumplimiento de las normas de salud, van a rezar ante las tumbas de sus seres queridos, en todo el mundo.

Les deseo a todos una buena fiesta en compañía espiritual de los santos. Por favor, no olvides orar por mí. ¡Buen almuerzo y adiós!

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!