Papa Francisco | Que nadie sea excluido de la sociedad, ya sea un ciudadano residente de larga data o un recién llegado, son partes de las palabras brindadas por el Santo Padre Francisco en el medio día de hoy antes de recitar la oración mariana. Al medio día, Su Santidad al termino de la celebración de la Santa Misa, se dirigió a los peregrinos reunidos en Plaza San Pedro, con quienes compartió su mensaje antes de rezar el Ángelus.

A continuación compartimos con ustedes el mensaje brindado por el Santo Padre Francisco:

Queridos hermanos y hermanas:

Deseo saludar a todos los que han participado en este momento de oración, con quienes hemos renovado la atención de la Iglesia a las diferentes categorías de personas vulnerables en movimiento. En unión con los fieles de todas las diócesis del mundo, celebramos el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados, para reafirmar la necesidad de que nadie sea excluido de la sociedad, ya sea un ciudadano residente de larga data o un recién llegado.

Para enfatizar este compromiso, pronto inauguraré la escultura que tiene como tema estas palabras de la Carta a los Hebreos: «No olviden la hospitalidad; algunos, practicándolo, sin saberlo, aceptaron ángeles “(13.2). Esta escultura, en bronce y arcilla, representa a un grupo de migrantes de diversas culturas y diferentes períodos históricos. Quería este trabajo artístico aquí en Plaza San Pedro, para que puedan recordar a todos el desafío evangélico de dar la bienvenida.

Mañana, lunes 30 de septiembre, se abrirá una reunión de diálogo nacional en Camerún para buscar una solución a la difícil crisis que ha afectado al país durante años. Sintiéndome cerca de los sufrimientos y las esperanzas del querido pueblo camerunés, invito a todos a rezar para que este diálogo sea fructífero y conduzca a soluciones de paz justa y duradera, en beneficio de todos. María, reina de la paz, intercede por nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *