Papa Francisco | Quienes oran aprenden a decir “gracias”, así se refería el Santo Padre en la mañana de hoy, en la audiencia general brindada junto a los peregrinos reunidos en Plaza San Pedro. Continuando su catequesis, centró su mensaje en el Padre Nuestro, haciendo foco en, “Como perdonamos a nuestros deudores” (Canción bíblica: Del Evangelio según Mateo, 18, 21-22).

Al respecto, decía Su Santidad, “aquellos que oran aprenden a decir “gracias” y le piden a Dios que sea amable con él. Por mucho que nos esforcemos, siempre hay una deuda insalvable ante Dios, que nunca podremos pagar: Él nos ama infinitamente más de lo que nosotros lo amamos”.

Ampliando, el Papa agregaba, “aquellos que han recibido tanto deben aprender a dar tanto y no retener solo lo que recibieron”. Agregando, “los que han recibido tanto deben aprender a dar tanto”.

Continuando, reflexionó, “no es una coincidencia que el Evangelio de Mateo, inmediatamente después de dar el texto del “Padre Nuestro” entre las siete expresiones utilizadas, enfatice precisamente el del perdón fraterno: “Si de hecho, perdona a otros por sus faltas, el Padre tu que está en el cielo también te perdonará, pero si no perdonas a otros, ni siquiera tu Padre perdonará tus faltas “(Mt 6,14-15)”.

En tal sentido, el Santo Padre no señaló, “pensamos, nosotros que estamos aquí, si perdonamos o somos capaces de perdonar. “Padre, no puedo hacerlo, porque esa gente me hizo tantos”. Pero si no puedes hacerlo, pídele al Señor que te dé la fuerza para hacerlo: Señor, ayúdame a perdonar. Aquí encontramos el vínculo entre el amor a Dios y el amor al prójimo. El amor llama amor, el perdón llama perdón”.

Por último, Su Santidad dijo, “Dios le da a cada cristiano la gracia de escribir una historia de bien en la vida de sus hermanos, especialmente aquellos que han hecho algo desagradable e incorrecto. Con una palabra, un abrazo, una sonrisa, podemos transmitir a los demás lo que hemos recibido más preciosos. ¿Qué es lo precioso que hemos recibido? Perdón, que debemos poder dar a los demás”.

A continuación compartimos con ustedes la interpretación del italiano al castellano de la Catequesis del Santo Padre Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy completamos la catequesis sobre la quinta pregunta del “Padre Nuestro”, deteniéndonos en la expresión “como también perdonamos a nuestros deudores” (Mt. 6:12). Hemos visto que es apropiado para el hombre ser un deudor ante Dios: de Él hemos recibido todo, en términos de naturaleza y gracia. Nuestra vida no solo era deseada, sino amada por Dios. Realmente no hay espacio para la presunción cuando nos unimos para orar. No hay “self made man” en la Iglesia, hombres que se han hecho a sí mismos. Todos estamos en deuda con Dios y con muchas personas que nos han dado condiciones de vida favorables. Nuestra identidad se construye a partir de la buena hospitalidad. La primera es la vida.

Quienes oran aprenden a decir “gracias”. Y muchas veces nos olvidamos de decir “gracias”, somos egoístas. Aquellos que oran aprenden a decir “gracias” y le piden a Dios que sea amable con él. Por mucho que nos esforcemos, siempre hay una deuda insalvable ante Dios, que nunca podremos pagar: Él nos ama infinitamente más de lo que nosotros lo amamos. Y luego, por mucho que nos comprometamos a vivir de acuerdo con las enseñanzas cristianas, en nuestras vidas siempre habrá algo por lo que pedir perdón: pensemos en los días pasados, los momentos en que el rencor ha ocupado nuestro corazón y así sucesivamente. Son estas experiencias, desafortunadamente no raras, las que nos hacen implorar: “Señor, Padre, perdónanos nuestras deudas”. Así pedimos perdón a Dios.

Ahora que lo pienso, la invocación también podría limitarse a esta primera parte; hubiera sido hermoso en cambio, Jesús lo suelda con una segunda expresión que es una con la primera. La relación de benevolencia vertical de parte de Dios se refracta y está llamada a traducirse en una nueva relación que vivimos con nuestros hermanos: una relación horizontal. El Dios bueno nos invita a ser todos buenos. Las dos partes de la invocación están unidas por una conjunción sin piedad: le pedimos al Señor que perdone nuestras deudas, nuestros pecados, “como” perdonamos a nuestros amigos, a las personas que viven con nosotros, a nuestros vecinos, a las personas que nos hicieron algo que no era agradable al respecto.

Todo cristiano sabe que para él existe el perdón de los pecados, todos lo sabemos: Dios lo perdona todo y siempre lo perdona. Cuando Jesús le dice a sus discípulos el rostro de Dios, lo describe con expresiones de tierna misericordia. Él dice que hay más alegría en el cielo para un pecador que se arrepiente, en lugar de una multitud de personas justas que no necesitan conversión (ver Lc 15.7.10). Nada en los Evangelios sugiere que Dios no perdona los pecados de aquellos que están bien dispuestos y pide que se los vuelva a abrazar.

Pero la gracia abundante de Dios siempre es un reto. Aquellos que han recibido tanto deben aprender a dar tanto y no retener solo lo que recibieron. Los que han recibido tanto deben aprender a dar tanto. No es una coincidencia que el Evangelio de Mateo, inmediatamente después de dar el texto del “Padre Nuestro” entre las siete expresiones utilizadas, enfatice precisamente el del perdón fraterno: “Si de hecho, perdona a otros por sus faltas, el Padre tu que está en el cielo también te perdonará, pero si no perdonas a otros, ni siquiera tu Padre perdonará tus faltas “(Mt 6,14-15). ¡Pero esto es fuerte! Pienso: a veces escuché a la gente decir: “¡Nunca perdonaré a esa persona! ¡Nunca perdonaré lo que me hicieron! ” Pero si no perdonas, Dios no te perdonará. Cierra la puerta. Pensamos, somos capaces de perdonar o si no perdonamos. Un sacerdote, cuando estaba en la otra diócesis, me dijo con angustia que había ido a entregar los últimos sacramentos a una anciana que estaba a punto de morir. La pobre señora no podía hablar. Y el sacerdote le dice: “Señora, ¿te arrepientes de los pecados?” La señora dijo que sí; No pudo confesarlos pero dijo que sí. Es suficiente y luego otra vez: “¿Perdonas a los demás?” Y la señora, en su lecho de muerte, dijo: “No”. El cura permaneció angustiado. Si no perdonas, Dios no te perdonará. Pensamos, nosotros que estamos aquí, si perdonamos o somos capaces de perdonar. “Padre, no puedo hacerlo, porque esa gente me hizo tantos”. Pero si no puedes hacerlo, pídele al Señor que te dé la fuerza para hacerlo: Señor, ayúdame a perdonar. Aquí encontramos el vínculo entre el amor a Dios y el amor al prójimo. El amor llama amor, el perdón llama perdón. Nuevamente en Mateo encontramos una parábola muy intensa dedicada al perdón fraterno (ver 18,21-35). Vamos a escuchar.

Había un sirviente que tenía una gran deuda con su rey: ¡diez mil talentos! Una suma imposible de pagar; No sé cuánto sería hoy, pero cientos de millones. Pero el milagro sucede, y ese sirviente no recibe una extensión de pago, sino toda la amnistía. ¡Una gracia inesperada! Pero aquí está ese mismo servidor, inmediatamente después, se enfurece contra su hermano que le debe cien denarios, cosa pequeña, y, aunque esta es una figura accesible, no acepta excusas ni súplicas. Por lo tanto, al final, el maestro lo llama y lo condena. Porque si no tratas de perdonar, no serás perdonado; Si no tratas de amar, tampoco serás amado.

Jesús inserta el poder del perdón en las relaciones humanas. En la vida, no todo se resuelve con justicia. No. Especialmente donde debemos poner una barrera al mal, alguien debe amar más allá de lo necesario, para comenzar una historia de gracia nuevamente. El mal sabe su venganza, y si no se interrumpe, corre el riesgo de propagarse y sofocar al mundo entero.

A la ley de represalia: lo que me hiciste, te lo devuelvo, Jesús reemplaza la ley de amor: lo que Dios me ha hecho, ¡te lo devuelvo! Pensemos hoy, en esta hermosa semana de Pascua, si puedo perdonar. Y si no me siento capaz, tengo que pedirle al Señor que me dé la gracia de perdonar, porque saber perdonar es una gracia.

Dios le da a cada cristiano la gracia de escribir una historia de bien en la vida de sus hermanos, especialmente aquellos que han hecho algo desagradable e incorrecto. Con una palabra, un abrazo, una sonrisa, podemos transmitir a los demás lo que hemos recibido más preciosos. ¿Qué es lo precioso que hemos recibido? Perdón, que debemos poder dar a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *