Perú | Orientaciones Pastorales para la Evangelización de las familias de los Militares y Policías, esta es la premisa a desarrollar que por estas horas trabajan en el país latinoamericano, donde se desarrolla el. Reunidos en la ciudad de Lima, desde hoy los representantes de Obispados Castrenses VI Encuentro de Obispos Castrenses de América Latina y el Caribe de 15 países de nuestro continente, entre los cuales figura nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, se trabaja en la elaboración de las herramientas que buscan acompañar el crecimiento familiar, teniendo en consideración que los fieles castrenses viven “condiciones peculiares de sus vidas” (SMC. Ch.D.43).

Por tal motivo, los representantes castrenses están reunidos en Perú, donde contribuyen a propiciar a través de este debate, el encuentro personal con Cristo Vivo. En esta oportunidad, el VI Encuentro de Obispos Castrenses de América Latina y el Caribe, se despliega con la presencia de su Presidente Mons. Santiago Silva Retamales (Obispo Castrense de Chile) y su Secretario General Mons. Carlos Quintana, esta mañana se daba inicio al mismo.

Es de destacar, que el mismo es desarrollado por la CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) además participa el Equipo de Apoyo de la Pastoral Castrense (EAPAC). Basados en el IX Encuentro Mundial de las Familias, desplegado a finales de Agosto en Dublín, Irlanda, desarrollado por Su Santidad Francisco bajo el lema “El Evangelio de la Familia: Alegría para el mundo”, el cual se afianzó bajo la Exhortación Apostólica Postsinodal Amoris Laetitia, como Iglesia peregrina en el mundo, los presentes llegaron a Perú para reflexionar.

Por tal razón, los representantes de los Obispados Castrenses de, Argentina, Brasíl, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay Venezuela, trabajaran en el desarrollo del temario con la gran expectativa de formular orientaciones pastorales, que toquen el corazón de las familias de los hombres y mujeres que le sirven con su propia vida, a nuestros pueblos y de esa manera proponerles la Buena Nueva para ellos en sus especiales condiciones de vida.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *