Polonia | El Obispo Castrense de Argentina recorrió en la tierra natal de San Juan Pablo II las huellas del Santo, un viaje que se podría llegar a sintetizar como de gran crecimiento espiritual. Mons. Santiago Olivera, invitado por una comunidad religiosa polaca tuvo la grandiosa posibilidad de contemplar la tierra de nuestro Santo San Juan Pablo II, conocer el lugar dónde nació, visitar aquellos lugares que lo vieron crecer, no solo como hombre sino como Padre y Pastor de nuestra Santa Iglesia.

En las últimas semanas del invierno europeo, Mons. Santiago Olivera iniciaba su especial Peregrinación justamente en la Patria del quien fue conocido en su tiempo, como el Papa Peregrino, acompañado por el Rector de la Catedral Castrense Stella Maris, Capellán, Padre Diego Pereyra. Ambos fueron recibidos por el Padre, Bogdano Galek perteneciente a la Congregación de los Padres Miguelitas, quien fue su interprete en Polonia.

A apenas 50 kilómetros de Krakow, se encuentra Wadowice, la ciudad donde todo comenzó en la vida de San Juan Pablo II, una ciudad de características típicas, que luce sus calles perfectamente diseñadas bordeando edificios clásicos. Allí, Mons. Olivera visitó la casa de la calle Kościelna, N° 7 de  Wadowice, donde el 18 de mayo de 1920 nacía Karol Józef Wojtyła, hijo de Karol Wojtyła y Emilia Kaczorowska, en aquella ciudad también fue bautizado.

Actualmente, el Departamento donde nació y vivió hasta 1938 el Santo, es el corazón del Museo que fuera reinaugurado en el 2014, donde quienes lo visitan, se pueden encontrar con objetos originales que pertenecieron a la familia Wojtyla. En la ciudad se respira su presencia, no es difícil imaginar al joven Karol andar por aquellas calles, o tal vez escalando las montañas que bordean el poblado, cuentan que le apasionaba hacer excursiones, actualmente uno de aquellos picos montañosos llevan su nombre.

En la actualidad, la Basílica Menor de Wadowice donde fue bautizado cuenta en la entrada del templo con una estatua de tamaño natural que recuerda la figura de nuestro Santo Juan Pablo II. Antes de partir de Wadowice, nuestro Obispo, pudo visitar el cementerio donde descansan los Señores Padres de San Juan Pablo II y su hermano mayor. Un especial momento de oración, pidiendo a Dios por sus almas y agradeciendo

Mons. Olivera también visitó la ciudad de Cracovia, donde recorrió el Santuario Jesús Misericordioso y el Convento donde vivió y murió Santa Faustina Kowalska, además estuvo en el Santuario de San Alberto Chmielowski. Santa Faustina Kowalska fue beatificación, el 18 de abril de 1993 por el Santo Juan Pablo II, desde aquella fecha, sus reliquias, se encuentra en el altar lateral de la capilla del convento de Cracovia.

Posteriormente, el 30 de abril de 2000, también el Papa Juan Pablo II la inscribía en el registro de los Todos los Santos. San Chmielowski, fue Beatificado el 22 de junio de 1983, en Cracovia por San Juan Pablo II y seis años más tarde, el 12 de noviembre de 1989 en Roma era Canonizado también por el actual Santo Juan Pablo II.

El Obispo también visitó la ciudad Częstochowa, en la misma se encuentra el Santuario de la Virgen Negra, o Virgen María de Częstochowa, el mismo se emplaza en el Monasterio de los Paulistas en Jasna Goro (Monte Blanco). En su visita, el Obispo de la Diócesis local, invitó a Mons. Santiago Olivera el lunes último a efectuar la bendición en el Santuario en el horario nocturno, ceremonia que es transmitida en vivo por el canal de televisión del Santuario de Częstochowa.

Integraron la ruta seguida por Mons. Santiago Olivera, la visita a Auschwitz, allí entregó la vida San Maximiliano Kolbe y también pudo conocer las vidas e historias de los Beatos Bronislao Markiewicz, Bernardina María Jablonska, y Jerzy Popieluszko. En Varsovia,  particularmente visitó la tumba del Beato Jerzy Popieluszko, fallecido en el año 1984, fue Beatificado en el año 2012, por el entonces Prefecto para Causa de Todos los Santos, Cardenal Ángelo Amato en Polonia.

El Beato Popieluszko, tuvo mucho que ver con el trabajo de la libertad frente a la dominación Comunista y al sostenimiento de solidaridad de los trabajadores, de los obreros. Nuestro Obispo calificaba este recorrido y visita a Polonia como días de mucho crecimiento espiritual, en su estancia en el país europeo, también pudo entrevistarse con el Obispo Castrense de Polonia, Mons.  Jozef Guzdek donde dialogaron e intercambiaron sus experiencias pastorales.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *