Neuquén | Mons. Oliverala Paz se logra con el diálogo”,  es apenas una frase de tantas que surgieron en el dialogo con nuestro Obispo Castrense de Argentina, a media que los kilómetros se acercaban al Paso Internacional, Cardenal Samoré, el cielo se teñía de grises, mientras la ruta nos acercaba en su trayecto, entre las laderas tapizadas del bosque de la región rumbo a Los Andes. La nieve, como bendición del cielo dibujaba esa bandera de Paz que evoca, que nos convoca a honrar la valiente estrategia de San Juan Pablo II, que no dudo en luchar hasta el extremo para frenar la guerra que se veía inminente entre las dos naciones.

De aquella labor, de aquella mediación se cumplirán 40 años en el próximo mes de diciembre, y quiso la Providencia que hoy coincidiera, la visita de Nuestra Sra. de Luján, Patrona del Obispado Castrense de Argentina y de GNA, el Paso, Cardenal Samoré en coincidencia con el año del 80° Aniversario de la Fuerza de Seguridad. Mientras el vehículo que nos trasladaba, nuestra redacción le consultó a nuestro Obispo que cosas piensa en ese momento, dijo Mons. Olivera, “son muchos valores los que rescato, 40 años de Paz, María que peregrina por todo el país, la Paz es un Don Divino (…)”.

Agregando, la Paz es la aspiración del hombre en todos los tiempos, la Paz se logra con el diálogo, respeto y justicia, en la guerra perdemos todos (…), pienso en la gratitud a San Juan Pablo II, al Cardenal Samoré y a los Gobiernos de Argentina y Chile. Por tal razón, “estar hoy aquí, en este Paso Internacional que honra el nombre del representante Papal, en conmemoración de este año tan particular, pues se cumplieron 80 años de GNA en coincidencia con los 40 años de Paz, no dejo de pensar en María, María estrella de la Evangelización, ella nos trae a Jesús, él es muestra Paz.”

En el final de la ruta que nos llevaba al paso internacional, fuimos descubriendo esa geografía magnifica de nuestro país, llegando a los 1.321 metros sobre el nivel del mar, donde luego de la Santa Misa, se volvió a producir lo que desde hace 40 años se realiza. Hablamos del encuentro entre nuestros hermanos chilenos, allí, fuimos testigos como nuestro Obispo Diocesano Castrense Argentino, junto a efectivos de GNA ante una copiosa nevada que lo teñía todo de blanco, celebraron el abrigo del encuentro de fraternidad.

Allí, en el límite entre las dos naciones, volvió a honrarse esa gran Mediación de Paz de 1978, inspirados en la consigna del Santo Padre Francisco, quien en la jornada de hoy también manifestó su presencia por intermedio de una carta. En parte de la misma nos decía, “continúen profundizando relaciones fraternas que sean ejemplares entre los pueblos de la región”.

Gesto que se plasmo en las imágenes donde el Comandante de la Gendarmería Nacional Argentina y el Comandante de  los Carabineros Chileno, se reunieron en la frontera, donde intercambiaron banderas nacionales. Con Dios como testigo, allí arriba en Los Andes, la historia se escribió y colmó de patriotismo, el compromiso de fraternidad se volvía a sellar, donde manifestaron públicamente que se sienten bien hermanos.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *