Roma | Mons. Olivera visitó la Embajada Argentina en Italia, fue en la mañana del miércoles 6 de marzo, donde fue recibido por Señor Embajador Argentino, Arnaldo Tomás Ferrari y por el Agregado Militar, Capitán de Navío, Miguel Ángel Troitiño. Al este de la Ciudad del Vaticano, cruzando el Río Tiber, a poco más de 500 metros al suroeste de las Estación Terminal de Trenes de Roma, frente al Obelisco de Esquilino que antecede a la Basílica Santa María de Maggiore, se encuentra la sede Diplomática Argentina.

Hasta allí, el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera se presentaba, la cita de cortesía, respondía a una promesa efectuada anticipadamente por nuestro Obispo, para poder así poder dialogar con el Agregado Militar en Italia. Particularmente, nos decía Mons. Olivera, “con el Capitán de Navío, Miguel Ángel Troitiño, nos habíamos conocido en este viaje mío a Roma, pero solamente nos pudimos saludar, nada más, puesto que yo debía continuar viaje a Polonia. Por tal motivo, convenimos poder concretar un nuevo encuentro, en tal sentido, aprovechando el tiempo libre en mi agenda en la mañana del miércoles en Roma, me presenté para poder dialogar en forma más distendida como Padre y Pastor suyo”.

Es de destacar que la Agregaduría Militar Argentina, se encuentra en el 2° piso de la sede de la Embajada de nuestro país en Italia, en este marco, nos narra nuestro Obispo, “es allí, que en el intercambio de conversación el Capitán de Navío Troitiño me anuncia que, el Señor Embajador Ferreira quería también saludarme, con quien compartimos un café en la mañana de ayer”. Respecto de este encuentro, nos decía, “fue muy agradable, puesto que pudimos dialogar sobre nuestro país, sobre el valor de las Fuerzas Armadas, sobre la misión de la Santa Iglesia y también abordamos sobre la misión de nuestro Obispado Castrense, de este servicio espiritual a los militares, a las Fuerza Federales de Seguridad y a sus familias que desarrolla nuestra Diócesis”.

A la hora de evaluar esta visita del Obispo Castrense de Argentina a la sede diplomática, así lo calificaba, “fue muy cálida, afectiva, las palabras se coronaron con la alegría de esta feliz entrevista entre el Embajador y el Agregado Militar, pudimos proyectar este presente hacía el futuro pensando caminos de encuentro y a futuro de diálogo, entendimiento y pensamientos superadores. Fundamentalmente, con el Embajador Ferrerira pudimos conversar también sobre el servicio en sí que uno debe brindar, pensando en el país, más allá de los propios gobiernos, donde son esenciales el pensamiento de poseer un corazón grande y sin egoísmos, para conformar esa Patria que queremos”.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *