Santa Cruz | Ha sido una fiesta para el alma, un gozo espiritual muy grande y mucha gratitud a Dios el haber Bendecido la Capilla Ntra. Sra. de Lourdes, así se refirió el Obispo Castrense al concluir la celebración en el Regimiento de Caballería Tanques 9, en Puerto Deseado. El vínculo entre Ntra. Sra. Lourdes y el Ejército Argentino apostado en aquella región se remonta a 1947, cuando el Mayor Milo Ego Fernández Barrieri, en aquel entonces, Jefe del Batallón de Comunicaciones Motorizado 9, proponía la creación de un Santuario en Honor a la Santísima Madre.

Ese lazo de fe fue suficiente fundamento para que entre los años 2004/2005 se declare a Ntra. Sra. de Lourdes, Patrona del Regimiento de Caballería de Tanques 9, finalmente en el desarrollo del presente año se logró la aprobación de la culminación de la obra que conforma a la Capilla. Es así, que, en la tarde del 2 de septiembre, en el marco de su visita pastoral a Patagonia de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina, donde Bendijo la Capilla y celebró la primera Santa Misa en la misma.

A los pocos minutos de haber concluido la ceremonia, Mons. Olivera manifestaba a nuestra redacción, “ha sido un día de gran alegría, sin dudas un gozo muy especial poder celebrar Misa en la Capilla y en honor a nuestra Madre, Ntra. Sra. de Lourdes. Hemos bendecido el Sagrario que también ha significado mucho el esfuerzo del Teniente Coronel, su gente (efectivos) y civiles que colaboraron también, autoridades municipales para que esta Capilla pueda haberse terminado y una gran dignidad”.

Entre sus palabras, el Obispo también nos señaló, “ya en sí, la visita pastoral es una alegría, es una Gracia poder dedicar una Iglesia, bendecir una Iglesia para el culto de modo permanente, es doble Gracia y más lo que el Tienente Coronel, Martínez expresó al terminar la Misa.  Él nos dijo, <desde ahora ya nada será igual en este regimiento por la presencia de Jesús en el sagrario>”.  

A lo que, Mons. Santiago Olivera subrayó, “la verdad, es un testimonio de fe, también de su familia de sus hijos haciendo el coro, su señora esposa y la gente que participó, las religiosas de María Auxiliadora, Sacerdotes, Párroco y Vicario Salesianos de Puerto Deseado. La verdad ha sido una fiesta para el alma, un gozo espiritual muy grande, una gran alegría y mucha gratitud a Dios por habernos permitido vivir y celebrar eso”, concluyó.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *