Vaticano | Conferencia de presentación del Año Jubilar Lauretano, la misma fue realizada en la mañana del 3 de diciembre, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede. El Año Jubilar Lauretano se extenderá del 8 de diciembre del presente año hasta 10 de diciembre del año 2020 en ocasión del centenario de la proclamación de Nuestra Señora de Loreto como Patrona de la Aeronáutica.

Además se informó, que el tema del año jubilar es: El Jubileo Lauretano. Llamados a volar alto. Intervienen: S.E. Mons. Rino Fisichella, Presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización; S.E. Mons. Fabio Dal Cin, Prelado y Delegado Pontificio para el Santuario de la Santa Casa de Loreto; y Mons. Antonio Coppola, Vicario Episcopal de la Aeronáutica Militar Italiana.

A continuación, compartimos la presentación de S.E. Mons. Fabio Dal Cin y de Mons. Antonio Coppola:

S.E. Mons. Fabio Dal Cin

Saludo cordialmente a todos y os doy las gracias por la acogida y la presencia.

El Jubileo Lauretano es un don que debemos ante todo agradecer al Papa Francisco que lo ha concedido con benevolencia, como una ocasión más de gracia después de su  visita a  Loreto, el pasado 25 de marzo. En esa ocasión el Santo Padre firmó en la Santa Casa la exhortación apostólica post-sinodal Christus Vivit sobre los jóvenes. La entregó al Santuario de Loreto para que conservara su memoria viva, promoviendo una espiritualidad vocacional para Italia y a nivel internacional, en continuidad con las indicaciones surgidas del Sínodo sobre los Jóvenes.

El Jubileo Lauretano comenzará el domingo 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, con el rito de la apertura de la Puerta Santa de la basílica de la Santa Casa, presidido por Su Eminencia el cardenal Secretario de Estao Pietro Parolin, y finalizará el 10 de diciembre de 2020.

¿Por qué un Jubileo Lauretano?

La Santa Casa, que según la antigua tradición fue transportada en vuelo por los ángeles, inspiró a los aviadores de la Primera Guerra Mundial a confiar en la Bienaventurada Virgen de Loreto. En esa época, en efecto, a los aviones se les llamaba popularmente “casas voladoras”. Así, el Papa Benedicto XV, el 24 de marzo de 1920, declaraba a la Santísima Virgen María de Loreto “patrona principal de todos los aeronautas”. El centenario del anuncio es, por tanto, la ocasión de este Jubileo.

Sin embargo, el acontecimiento jubilar no concierne solamente al mundo de la aviación (trabajadores y pasajeros), sino que está dirigido a todos los devotos de Nuestra Señora de Loreto, y a todos aquellos que  del mundo entero vendrán a la Santa Casa para recibir el don de la indulgencia plenaria.

En la oración compuesta para el Jubileo el Papa nos invita a orar de la siguiente manera: “Cuando nos elevamos en vuelo, nuestro espíritu también se eleva”. El vuelo de los aviones se convierte así en la metáfora de nuestra existencia. Todos estamos llamados a volar alto, porque Dios ofrece a todos la posibilidad de una vida buena, es decir, santa.

En la carta pastoral “Llamados a volar alto”, propuse algunos puntos de reflexión para que este vuelo no fuera un “revoloteo” o un devaneo de hazañas extraordinarias, sino que, acogiendo a Cristo como “Piloto” de nuestra vida, sea un  hacer las cosas ordinarias de forma extraordinaria, poniendo en ellas fe y amor, como  hizo María . La carta nos ayuda sencillamente  a comprender el significado del Jubileo, un Jubileo que quiere ser una gran oportunidad para que todos reavivemos nuestra adhesión a Cristo único Salvador, sin el cual es ilusorio soñar con una sociedad más justa, fraterna y solidaria.

Desde este punto de vista, el Jubileo se convierte en una buena ocasión para redescubrir la llamada a la santidad en el mundo contemporáneo, tal como nos la presenta el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Gaudete et exsultate.

El segundo texto presenta algunas indicaciones pastorales para vivir mejor el Año Santo y para comprender sus signos más importantes: la peregrinación, la Puerta Santa, la indulgencia plenaria, la caridad y la oración mariana.

Durante el Año Santo Lauretano, la única iglesia jubilar del mundo será el Santuario de la Santa Casa de Loreto. Sin embargo, para valorizar pastoralmente  los lugares de culto en la aviación civil y militar, la posibilidad de recibir el don de la indulgencia plenaria se extiende también a las capillas aeroportuarias civiles y militares, a petición previa enviada a la delegación pontificia por el obispo castrense local. A este respecto, ya han llegado solicitudes de varios países (Brasil, España, Polonia, Francia, Italia, Estados Unidos, etc.).

La connotación del Jubileo es obviamente mariana: lo recuerda el logotipo oficial creado para el evento, donde se leen las palabras Regina et Ianua Coeli (María Reina y Puerta del Cielo), tomadas de las Letanías Lauretanas difundidas en todo el mundo desde el Santuario de la Santa Casa. El logo expresa el significado del Jubileo: la Santa Casa sostenida por ángeles, la corona que simboliza la realeza de la Virgen y un avión que vuela en alto, representando a la humanidad que está en camino hacia ese deseo de plenitud de vida presente en el corazón de cada persona.

Mons. Marco Frisina, a quien se lo agradezco sinceramente, ha compuesto el himno oficial del Jubileo. También le estoy muy agradecido porque será él quien dirija el coro que animará la solemne celebración de la santa misa de apertura del Jubileo.

La alegría del Jubileo no puede ser otra cosa que alegría compartida, que se traduce en una solidaridad concreta, especialmente con los más necesitados. Por eso, el Santuario propone dos iniciativas de caridad: una, por así decirlo, “en casa” y otra en Tierra Santa.

La local se refiere a la acogida de los jóvenes que vendrán a Loreto, alojándose en el Centro Juvenil, que según las indicaciones del Papa Francisco promoverá proyectos educativos inspirados en Christus vivit.

La segunda iniciativa está destinada a Nazaret, donde se encuentra la otra mitad de la Casa de María; se trata de proporcionar nuevos equipos especializados para la nueva neonatología del Hospital de la Sagrada Familia y ayudar a la Asociación local Miriam en la lucha contra el cáncer.

Ambos proyectos favorecen a la familia, a los jóvenes y a los enfermos, que son las prioridades de la acción evangelizadora del Santuario. En este sentido, quiero destacar una iniciativa que se impulsará en este Año Santo. Es el Ágora de la familia: una semana de eventos religiosos, culturales y artísticos para profundizar el tema de la casa como lugar de relaciones primordiales.

En la preparación y realización de este Año Jubilar, estamos viviendo una hermosa experiencia de colaboración en sinergia con diferentes realidades e instituciones. Las principales están representados aquí: en primer lugar la Fuerza Aérea, con el General Alberto Rosso, Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, y Monseñor Antonio Coppola, delegado del Ordinario Militar en Italia, S.E. Monseñor Santo Marcianò; el Enac, representado aquí por su presidente, el Dr. Nicola Zaccheo, y por el Director General, el Dr. Alessio Quaranta; el abogado Fulvio Cavalleri, Vicepresidente de Assaeroporti, y el Dr. Fabio Lazzerini, Director General de Negocios de Alitalia. Agradezco a todos su participación activa y entusiasta.

Un agradecimiento fraterno a todos los capellanes del aeropuerto por su generosa ayuda.

Este Jubileo será también un “Jubileo itinerante”. Gracias a estas instituciones, la delegación pontificia ha podido organizar el viaje de tres estatuas de Nuestra Señora de Loreto, que saldrán el 9 de diciembre desde el aeropuerto de Falconara Ancona. Una imagen de la Virgen tocará los aeropuertos de las regiones de Italia (de Turín a Bari, de Venecia a Palermo por un total de 21 vuelos) otra visitará los departamentos militares y la otra viajará a los principales aeropuertos de los cinco continentes (de Buenos Aires a Nueva York, de Toronto a las principales capitales europeas, de Beirut a Manila y las Islas Fiji). Esta peregrinación, representará el abrazo de la Madre a todo el mundo. Por esta empresa quiero dar las gracias a los grupos Aeronáutica Militar, Enac, Assaeroporti, Alitalia y Aeroclub.

Quisiera señalar aquí algunos de los acontecimientos más significativos de este año jubilar, que se encuentran en el gran y aún no completado calendario Jubilar Lauretano:

– Los viernes del Jubileo en Loreto: momentos de reflexión de Mons. Marco Frisina

– 24 de marzo, celebración en Loreto del centenario de la proclamación de la Bienaventurada Virgen María de Loreto, patrona de los viajeros aéreos.

– 25 de marzo Jubileo de los estudiantes para conmemorar la visita del Papa Francisco

– Del 3 al 10 de mayo, Ágora de la Familia

– 5-6 de septiembre Air Show con las Flechas Tricolores

– 26 de septiembre: la Lectio Magistralis de S.E. el cardenal Gianfranco Ravasi sobre el tema “La casa, espacio para las relaciones y las revelaciones”.

Entre las iniciativas culturales, me gustaría destacar las dos exposiciones permanentes que se celebran en la Cantina del Bramante del Palacio Apostólico de Loreto.

La primera está dedicada a los objetos que los aviadores han depositado ante Nuestra Señora de Loreto: como la imagen de Nuestra Señora de Loreto que Umberto Nobile llevó consigo en la primera travesía del Polo Norte en 1926; la foto de los astronautas con la medalla de Nuestra Señora de Loreto llevada al espacio con el programa Apolo, en 1965.

La segunda exposición presenta la historia de la manufactura de rosarios, que hace de Loreto la cuna de la artesanía mundial en su producción.

En apoyo a todas las iniciativas y sobre todo para que el Jubileo Lauretano sea realmente un acontecimiento de gracia, amistad y fraternidad en nombre de la fe, se ha inaugurado la iniciativa Pietre vive (Piedras Vivas). Es una red mundial de oración en la que cada persona puede conectarse espiritualmente con la Santa Casa para acompañar el camino de las familias, los jóvenes y los enfermos.

Todo esto se puede encontrar en la página web del Jubileo www.jubileaeumlauretanum.it o en la página web del Santuario www.santuarioloreto.it, con el calendario de eventos actualizado.

El rito de apertura de la Puerta Santa y la celebración con el cardenal Pietro Parolin puede seguirse a partir de las 15.30 horas en Padre Pio TV y en streaming  en el canal YOUTUBE del Santuario  Santa Casa Loreto  y por la radio en Radio María.

Intervención de Mons. Antonio Coppola

El vínculo entre los Santos y las Fuerzas Armadas es algo que pertenece profundamente a nuestra identidad y al que ni el tiempo ni los cambios en el escenario geopolítico han afectado nunca. Así pues, la relación entre el mundo militar y la esfera espiritual es muy estrecha y honorada, casi siempre con celebraciones solemnes.

El vínculo entre la Aeronáutica Militar Italiana y Nuestra Señora de Loreto hunde sus raíces en los  comienzos del siglo XX y llega al culmen institucional cuando el Santo Padre Benedicto XV, haciéndose eco de las súplicas de los aviadores de todo el mundo, tras la Primera Guerra Mundial, con un solemne decreto del 24 de marzo de 1920, proclamó a Nuestra Señora de Loreto “Patrona celestial de los Aeronautas”. La Aeronáutica Militar nació como una Fuerza Armada sólo tres años después del 28 de marzo de 1923, encomendándose inmediatamente a la protección de la Santísima Virgen Lauretana.

A la luz de lo dicho, 2020 será un año especial para la Aeronáutica Militar, lleno de iniciativas religiosas, caritativas y culturales, será una valiosa oportunidad para que todos reflexionen y vivan sus actividades con pasión, atención y profesionalismo, características esenciales para garantizar  seguridad y serenidad a nuestro país.

El calendario de actividades de la Aeronáutica es muy rico, enumero sólo algunas de ellas de particular importancia: el 10 de diciembre de 2019, el Ordinario Militar de Italia, Monseñor Santo Marcianò, presidirá una solemne concelebración eucarística en la basílica pontificia de Santa María la Mayor de Roma, al final de la cual, con el acto de entrega al Jefe de Estado Mayor la efigie de Nuestra Señora de Loreto, iniciará la Peregrinatio Mariae en todos los entes de la Aeronáutica Militar Italiana. Una misión querida por el Prelado para que este Año de Gracia sea vivido de manera capilar y nadie sea excluido que comienza en la primera década de enero de 2020 en Sicilia y termina en el Lacio en la primera década de diciembre de 2020.

Por la tarde el concierto, la presentación del calendario 2020 y del Proyecto Centenario de Nuestra Señora de Loreto con el lanzamiento de la actividad benéfica relacionada.

El 24 de marzo de 2020 Peregrinación a Loreto del personal de la Aeronáutica Militar y otros Departamentos Militares que comparten la actividad de vuelo y la protección de la Virgen de la Santa Casa.

El 9 de diciembre de 2020, en el marco de las actividades musicales y culturales, se presentarán los resultados de la iniciativa benéfica “un don del cielo”.

Todo el Año Jubilar concluirá con la celebración en la basílica de San Pedro del Vaticano el 10 de diciembre de 2020, con la esperanza de tener entre nosotros al Santo Padre Francisco.

Todo lo anterior atañe solamente a las actividades específicas de la Fuerza Aérea Italiana que, a su vez, se  inserta junto con el Ordinariato Militar, en un proyecto más amplio y universal que tiene como centro el Santuario de la Santa Casa de Loreto y la delegación pontificia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *