Vaticano | Saludo y Bendición Apostólica del Santo Padre en el año que se cumplen 4 décadas de la Mediación de Paz de San Juan Pablo II entre Argentina y Chile, el mensaje fue remitido por el Nuncio Apostólico en Argentina, Mons. Léon Kalenga Baikebele al Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera. Este año se cumplen 40 años de aquel gesto que frenó la guerra, en evocación de la pericia de San Juan Pablo II, nuestro Obispo visitó nuestra frontera cordillerana.

A media mañana del jueves 6 de septiembre, Mons. Santiago Olivera, viajó hasta el paso internacional entre ambas naciones, éste es el segundo en importancia en su carácter de unión entre Argentina y Chile vía terrestre. Su estancia en aquel rincón andino en nuestra provincia de Neuquén, es justamente para honrar el valor de todos los protagonistas que alumbraron este tratado de paz que fuera rubricado años más tarde, donde el principal artífice fue San Juan Pablo II y su representante Papal, Cardenal Antonio Samoré.

Por tal motivo, Mons. Santiago Olivera ofició Misa de Acción de Gracias en el Paso, Cardenal Samoré, reivindicando la Paz y pidiendo a Dios por la unión de los pueblos de toda la región en coincidencia de la visita de Nuestra Sra. de Luján y en el año que se cumplieron además 80 Años de GNA.

A continuación compartimos el mensaje del Santo Padre, remitido por el Nuncio Apostólico, Mons. Léon Kalenga Baikebele:

Su Santidad Francisco

Saluda con afecto a los participantes de las celebraciones realizadas con el motivo del 40° aniversario de la mediación de San Juan Pablo II para conseguir la Paz entre Chile y Argentina. El Santo Padre les manifiesta su cercanía a la vez que eleva plegarias para que continúen profundizando relaciones fraternas que sean ejemplares entre los pueblos de la región.

Como confirmación de estos fervientes votos, e invocando a la Santísima Virgen María les otorga con benevolencia la implorada Bendición Apostólica.

 

+Mons. Léon Kalenga Baikebele

Nuncio Apostólico

 

Buenos Aires, 6.IX.2018 N. 238/18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *