Buenos Aires | Mi hijo es lo primero, mi hijo es lo más importante

Buenos Aires | Mi hijo es lo primero, mi hijo es lo más importante, la expresión surgió como fruto del primer encuentro desplegado junto a padres (hombres y mujeres) de hijos con discapacidad, efectivos de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) pertenecientes a la Agrupación Cinturón Sur. La reunión que se desarrolló el último lunes 28 de octubre, gracias a la autorización del Jefe de la Agrupación Cinturón Sur, Comandante Mayor Leonardo Ramírez, contó con la presencia del Vicario para la Caridad y Vicepresidente de Cáritas Castrense, Padre Sebastián Soto, el Capellán Auxiliar Castrense, Padre Julián Antón, el Padre Pablo Molero, encargado de la Arquidiócesis de Buenos Aires de discapacidad, el Sargento Demetrio Gastón, Franco quien es Psicólogo Social y referente – coordinador del equipo de prevención de conductas de riesgo de la agrupación y gendarmes.

Como Iglesia Particular, la Diócesis, en su acompañamiento y asistencia espiritual, en este camino de sinodalidad, en este proceso de escucha animados por Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina, acompañando a los fieles castrenses se plasmó este encuentro. Donde sintiendo esas palabras que, como padres comprometidos con el bienestar de sus hijos, buscan también el sostenimiento y animo de fe para afrontar su misión como padres y juntos caminar.

En dialogo con el Padre Julián Antón, nos decía de la reunión, “iniciamos este proceso, en donde a través de la visualización del gran desafío que afrontan los padres, se pueda trabajar juntos, también para ayudar a aquellos que les cuesta más, a los que sin saber qué hacer, se aíslan o no desconocen que rumbo tomar una vez que reciben el diagnóstico de sus hijos”. Dice además el Padre Antón del encuentro, “me quedo con una frase, que resonó en todo momento: mi hijo es lo primero, mi hijo es lo más importante; Muchas veces se repitió esa expresión, como una convicción, un lema, una consigna de lucha.

Si un hijo cambia la vida de una persona y una pareja, un hijo especial mucho más. Si un hijo trae alegría y un esfuerzo nuevo, distinto, que cambia la vida, un hijo especial genera muchas cosas más”. El valor de reconocerse en la misma realidad, hizo que el grupo pueda contemplar que su lucha, es la de todos, “donde comprobaron que a todos los atraviesa por igual, que es una procesión que va por dentro, ya que no siempre los demás tienen la capacidad de comprender todo lo que implica esta situación de ser padres con hijos con discapacidad, por eso se valoró el espacio generado como para escucharnos y compartir”, completaba el Padre Julián.

En ese ámbito generado, se valoró en la tarea de la escucha, también la capacidad de poder intercambiar experiencias e información de padres, que ayuden a otros, para que sus hijos puedan alcanzar aquellas herramientas necesarias para lograr tener la mejor calidad de atención y satisfacer necesidades. Al respecto, el Capellán, agregaba, “(…) en la reunión muchos pudieron evacuar sus dudas y recibir solución de las mismas de parte de otros camaradas. Hablamos también, del valor de mantener un buen diálogo con la pareja, que acompañarse mutuamente es clave, pero del mismo modo se habló de las dificultades que se presentan cuando las vivencias son diferentes y cada uno lleva la situación de manera distinta”.

Entre las conclusiones obtenidas en la reunión, nos revelaba el Padre Antón, “se planteó a futuro, que se pueda conformar una reunión con las familias, para charlar todos juntos, también, de la posibilidad de construir, espacios y herramientas que ayuden al personal que está en esta situación. Es decir, contar con profesionales que estén preparados para acompañar estas circunstancias, personal de la salud, legal, trabajadores sociales, psicólogos, donde los padres puedan consultar y aclarar su situación ya que, como dijimos, es tan particular”.  

Finalmente, el Capellán nos señalaba, “la reunión ha sido muy productiva, hemos hablado mucho de todas las situaciones personales, familiares, profesionales. Lo común a todos y lo que cada uno vive específicamente. Nos proponemos, también, seguir con las reuniones y llegar a todos aquellos que no pudieron participar. Seguir dialogando sobre las situaciones a mejorar”.-

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!