CABA | El Tribunal Eclesial Castrense dio por concluida la instrucción del presunto milagro atribuido a la interseción del Siervo de Dios Enrique Shaw

Publicado el25 abril, 2019

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

CABA | El Tribunal Eclesial Castrense dio por concluida la instrucción del presunto milagro atribuido a la interseción del Siervo de Dios Enrique Shaw, fue en la media mañana del jueves 25 de abril, en la Catedral Castrense, Stella Maris, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Así lo informó el Juez Delegado e InstructorMons. Licenciado José Antonio Passarell al Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, señalando además que dejaba a disposición las actas originales más dos copias de la documentación certificadas.

Conocido los detalles, Mons. Olivera consultó al Promotor de JusticiaPbro. Dr. Juan Lisandro Scarbino si había algún tipo de objeción, éste le informó que,  cumplido con los pasos procesales que las normas aplicables determinan no encontró objeciones sobre el proceso ni sobre la oportunidad de la clausura del proceso. Una vez escuchada la declaración del Promotor de Justicia, el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera decretaba, “Que el procedimiento instructorio sobre la presente curación milagrosa atribuida al Siervo de Dios Enrique Shaw se clausure definitivamente. Asimismo, DECLARO íntegros y auténticos el original como las dos copias de las actas que se envían a la Congregación para las Causas de los Santos. Por tal motivo, Dispongo que sean entregados al Sr. Promotor, previamente a los juramentos de rigor”.

Luego de los Juramentos, el Obispo dispuso que actas de la presente Sesión de Clausura y los Juramentos correspondientes, con las respetivas firmas y sellos, se incorporen a las Actas Originales junto a las dos copias que se envían a Roma. Ordenando así mismo, que las actas originales se guarden cuidadosamente en el archivo de esta curia y no se abran sin su expreso permiso o de sus sucesores.

Luego de la lectura del acta de la Sesión de Clausura, realizada por Notario Actuario, Abogado Licenciado Carlos Alberto González , Mons. Santiago Olivera entregó al Sr. Postulador, Dr. Juan Gregorio Navarro Floria dos cajas con las copias que se dirigirán a Roma. Documentos que serán presentados el próximo 2 de mayo en la Congregación para las Causas de los Santos en Roma, Italia, para así iniciar el nuevo paso.

Un nuevo tiempo de oración que viviremos todos juntos, para transitar este camino de Santidad de Enrique Shaw, situación que nos remonta a un pensamiento del propio Siervo de Dios, “Es necesario trabajar para la santificación de las almas, empezando por la propia”[1]. La frase pertenece al Libro Enrique Shaw, Notas y apuntes personales, una recopilación de Adolfo Critto, editado por Editorial Claretiana, en el Capitulo X, el autor agrupa los escritos resguardados del Siervo de Dios, donde sorprende con sus explicaciones sobre la santidad, sus palabras y ejemplos son sin dudas premisas perfectamente planteadas.

Resulta aún mucho más valioso releer esos apuntes, hoy, en este día importante en el camino iniciado el pasado 11 de marzo del corriente, cuando quedaba conformado el Tribunal Eclesial Castrense, en la sede del Obispado Castrense de Argentina. Hace 57 años, el 27 de agosto de 1962 Enrique fallecía con apenas 41 años vividos, joven hombre, padre de nuevo hijos, quien en su juventud integró la Armada Argentina, donde profundiza mucho más su compromiso apostólico.

Fue empresario distinguido por su calidez y compromiso humano, fundador y el primero de los Presidentes de ACDE (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa), entre tantos logros, hoy su misión sigue creciendo, y el nuevo camino, lo lleva a transitar el camino de la Santidad. Antes de concluir, Mons. Santiago Olivera se dirigió a los presentes señalando, “en la figura del Siervo de Dios, Enrique Shaw, también señalamos que existe una gran necesidad de contar que  hay una infinidad de hombres y mujeres militares buenos y santos.

Es providencial que un hombre, que aunque estuvo un tiempo de su vida en la familia militar, fue un efectivo que hizo por su vocación primera esa entrega de toda su vida, aún derramando su sangre como lo es la vocación militar”. Profundizando su concepto, el Obispo dijo, “(…) la profesión militar, es la única que los prepara a nuestro hombres para entregar su vida, a dar la sangre por el amor a los hermanos y a la Patria, Enrique Shaw, quien estuvo en la Armada Argentina, donde forjó y profundizó su deseo de Santidad, hoy en su nombre también recordamos a tantos hombres de fe”.

Ampliando, señaló, “el Siervo de Dios, fue un padre de familia ejemplar, un reconocido obrero empresario, Enrique Shaw fue un hombre muy de Dios y que tanta falta nos hace hoy, un empresario con sentido social, quien pensaba en el bien de los obreros, generando trabajo y una vida digna para todos. Por todo esto, es un momento histórico el que vivimos en nuestra Diócesis y para la Iglesia Argentina, en tal sentido el próximo 2 de mayo, junto a la Postuladora, se presentará todo este proceso”.  

Mons. Santiago Olivera también dedico los últimos minutos para agradecer, “(…) así como lo hice con todos los que han trabajado en el pasado, agradezco a todo el Tribunal Eclesial Castrense, a cada uno de los integrantes, que dispusieron de su tiempo para avanzar, investigar cada uno de los detalles necesarios”. Por último, el Obispo Castrense de Argentina antes de rezar la Oración del Siervo de Dios Enrique Shaw e impartir su Bendición, pidió, “para Gloria de Dios, para el bien de nuestra Patria, este modelo de militar, padre de familia, empresario, laico, este hombre de Dios, este testigo del Evangelio, que nos ayude a todos, porque nuestra tierra necesita de testigos Santos”.-

 

Oración

Oh Dios, tu siervo Enrique nos dio un alegre ejemplo de vida cristiana a través de su quehacer cotidiano en la familia, el trabajo, la empresa y la sociedad. Ayúdame a seguir sus pasos con una profunda vida de unión contigo y de apostolado cristiano. Dígnate glorificarlo y concédeme por su intercesión el favor que te pido… Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
(Padrenuestro, Avemaría, Gloria).

_______________________________

[1] Libro Enrique Shaw, Notas y apuntes personales. Página 110.

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!