Carta del Cardenal Mario Aurelio Poli, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de Argentina

Publicado el18 mayo, 2022

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

A continuación, compartimos la carta de Su Eminencia Reverendísima Cardenal Mario Aurelio Poli, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina.

«Ustedes son los que han permanecido
siempre conmigo en medio de mis pruebas»
Lc 22,28

Queridos sacerdotes, consagrados y laicos
de la Arquidiócesis de Buenos Aires:

Con ocasión de haberse dado a conocer públicamente, la semana pasada, una
carta privada de la Congregación del Clero dirigida a mi persona –acerca de lo cual no
hace falta entrar en detalles–, quiero compartirles mi dolor. Sucede que su divulgación
en medios nacionales, sembró la sospecha sobre la buena fama de miembros del
presbiterio y del episcopado de esta Iglesia particular: los Presbíteros Julio Horacio
MIRANDA –Rector del Seminario–, Martín Santiago BRACHT –párroco de San Benito–,
Rodrigo VALDEZ –párroco de Nuestra Señora del Socorro–, Javier Alejandro KLAJNER
–párroco de Sta. Magdalena Sofía Barat– y S.E.R. Mons. Enrique EGUÍA SEGUÍ –
Vicario General de la Arquidiócesis–. Por eso, es mi más vivo deseo desagraviar tal
infamia, montada sobre denuncias subjetivas y calumniosas, muy lejos del espíritu
evangélico que debiera reinar entre los cristianos.

Dirijo estas palabras con el convencimiento de que se trata de personas íntegras,
entregadas cada una de ellas a su tarea pastoral en el lugar donde la Iglesia los destinó a
servir, y me consta que, en la sobreabundancia de su generosidad, han prestado no
pocos servicios a esta Curia metropolitana desde hace muchos años. Ellos cuentan con
mi total confianza, como todos los buenos pastores que en el anonimato de sus
responsabilidades, se gastan y desgastan por llevar el Evangelio y celebrar los
sacramentos, y así hacer presente la Iglesia de Jesús entre los porteños.

Sé que cuento, como siempre, con la comprensión y oraciones de ustedes para
sanar esta herida.
El Buen Dios los bendiga y los consuele

+Mario Aurelio Poli

Noticias relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!