Cuarto día de Novena a Ntra. Sra. Stella Maris

NOVENA PATRONAL – 9 AL 17 DE AGOSTO-

“Madre, Estrella de los Mares: en la tempestad, se nuestra paz, en la calma sostiene nuestra gratitud”

ESQUEMA GENERAL DE LA NOVENA PARA CADA DÍA

+ EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

– Ven, Espíritu Santo, llena nuestros corazones de tus fieles, y enciéndenos en ellos el fuego de tu amor.

 – Envía tu Espíritu Creador y renueva la faz de la tierra. Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

ENUNCIAMOS LA INTENCIÓN POR LA CUÁL NOS UNIMOS CADA DÍA Y POR EL CESE DE LA PANDEMIA.

LECTURA DEL EVANGELIO DEL DÍA.

Luego de leerlo, podemos hacer el siguiente ejercicio:

¿Qué nos queda resonando más del Evangelio que acabamos de escuchar?

¿Cuál es ese gesto o palabra que más me llamó la atención?

Hago una pequeña jaculatoria con eso: Te doy gracias por…. (si es algo para agradecer)

Te pido que acrecientes, más, en mi corazón… (si es algo para pedir)

SIGNO DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN

REZO UNA DECENA, A MODO DEL ROSARIO, RETOMANDO LA INTENCIÓN DEL DÍA

ORACIÓN FINAL

Oh Madre y Señora Nuestra,

Estrella esplendorosa del Mar,

condúcenos por los serenos y tempestuosos caminos que nos toquen en la vida,

guíanos a Puerto seguro,

danos tu protección celestial

Escucha nuestra oración que sale del corazón.

Danos, Madre, fortaleza en el diario caminar,

aliento en los días que nos tocan transitar,

sosiego en los sufrimientos y pesares,

perseverancia en el bien obrar,

superación en la adversidad.

Danos, Madre, ayuda, misericordia y bendición

Alcánzanos de Tu Hijo, la Gracia que te pedimos hoy

(aquí pedimos la intención del día, más alguna petición personal)

Y, por sobre todas las cosas,

Que sean Ustedes dos, quienes guíen mi timón.

Amén

+EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

NOVENA PATRONAL – 9 AL 17 DE AGOSTO-

“Madre, Estrella de los Mares: en la tempestad, se nuestra paz, en la calma sostiene nuestra gratitud”

DÍA 4: LA VIRGEN MARÍA, TEMPLO DEL SEÑOR

El “misterio del Templo” alcanzó su perfección en Cristo Jesús (cf. Jn 2, 19- 22), en quien “habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad” (Col 2, 9). En la sagrada Escritura también la Iglesia es llamada “templo santo” o “consagrado”: “Son conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Están edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor” ( Ef 2, 19- 21). Y también cada uno de los fieles, por la inhabitación de Dios en sus corazones, es “templo de Dios”: “¿No saben que son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? (…) porque el templo de Dios es santo: ese templo son ustedes ( 1Co 3, 16- 17)

También la santísima Virgen es, a título especial, “templo santo”:

– Por haber llevado en sus entrañas inmaculadas al mismo Hijo de Dios, se convirtió en templo verdadero del Dios verdadero;

– Por haber conservado la palabra de Dios en su corazón (cf. Lc 2, 19. 51), por haber amado intensamente a Cristo y haber guardado fielmente sus palabras, el Hijo y el Padre, según la promesa del Señor, vinieron a ella e hicieron morada en ella (cf. Jn 14, 23)

+EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

– INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO –ver presentación-.

REZAMOS POR LAS VOCACIONES SACERDOTALES Y RELIGIOSAS

Oración:

Dios y Señor, que de modo inefable has edificado un templo santo para tu Hijo en el seno virginal de santa María, concédenos adorarte en el Espíritu Santo y en la verdad, siguiendo fielmente la gracia del bautismo, para merecer convertimos nosotros también en templos vivos de tu gloria. Y, también, manda Padre, muchos y santos obreros a tu mies, conserva y santifica a los que están. Por nuestro Señor Jesucristo… Amén

Leemos de Apocalipsis 21, 1-5a. Meditamos el texto del mismo modo que meditamos el Evangelio, según el esquema de cada día- Ver la presentación.

Vamos a mirar uno de los signos de la Virgen Stella Maris:

El Ancla El ancla, a causa de su gran importancia en la navegación, fue especialmente considerada desde la antigüedad como un símbolo de seguridad. Los cristianos, por esta razón, al adoptar el ancla como un símbolo de esperanza en una existencia futura, simplemente dieron una nueva y superior significado a un emblema que les era familiar. La virtud de la esperanza ocupa un lugar de gran importancia, Cristo es la esperanza que nunca falla. San Pedro, San Pablo y algunos otros de los primeros Padres lo expresaron en este sentido, pero es en la Epístola a los Hebreos donde se conecta por primera vez, la idea de esperanza con el símbolo del ancla. Las Escrituras dicen que tenemos la “Esperanza” colocada delante de nosotros, “como un ancla del alma, firme y segura” (Hebreos 6,19-20). La esperanza de la que se habla aquí, no se relaciona a lo terrenal si no a cosas celestiales, y el ancla como símbolo cristiano, consecuentemente, se refiere solamente a la esperanza de la salvación. Se ubica entre los símbolos cristianos más antiguos. El bien conocido fragmento de la inscripción descubierta en el cementerio de Santa Domitila, contiene el ancla y se ubica a fines del siglo I.1 María, firme en el Señor, nos conduce a Él- esperanza nuestra-.

(Pedimos con un corazón orante y esperanzado por las Vocaciones)

REZAMOS UN MISTERIO DEL ROSARIO, TENIENDO PRESENTE LA INTENCIÓN DEL DÍA

ORACIÓN FINAL

Oh Madre y Señora Nuestra,

Estrella esplendorosa del Mar,

condúcenos por los serenos y tempestuosos caminos que nos toquen en la vida,

guíanos a Puerto seguro,

danos tu protección celestial

Escucha nuestra oración que sale del corazón.

Danos, Madre, fortaleza en el diario caminar,

aliento en los días que nos tocan transitar,

sosiego en los sufrimientos y pesares,

perseverancia en el bien obrar,

superación en la adversidad.

Danos, Madre, ayuda, misericordia y bendición

Alcánzanos de Tu Hijo, la Gracia que te pedimos hoy

(aquí pedimos la intención del día, más alguna petición personal)

Y, por sobre todas las cosas,

Que sean Ustedes dos, quienes guíen mi timón.

Amén

San José, Custodio de Jesús- Faro de nuestra vida- y Protector de la Virgen María, Estrella que nos conduce a Él: Ruega por nosotros.

+EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!