Mons. Olivera | La paz es respeto por el otro, es aceptar caminos y pensamientos distintos, pero no enfrentamientos estériles y mirándonos como enemigos

Mons. Olivera | La paz es respeto por el otro, es aceptar caminos y pensamientos distintos, pero no enfrentamientos estériles y mirándonos como enemigos, así lo expresaba el Obispo Castrense de Argentina en la Homilía compartida durante la celebración de Santa Misa. Fue en la noche del domingo 28 de agosto, en la Basílica Ntra. Sra. de los Dolores, en la ciudad de Villa Dolores, Córdoba, al concluir la visita de la imagen Ntra. Sra. de Luján Malvinera, Madre de la unidad y misionera.

La visita de la Virgen que se extendió por un puñado de horas, comenzaba con las primeras horas de la tarde, donde fue recibida en la Plazoleta Héroes de Malvinas, donde fue nombrada por Decreto del Poder Ejecutivo local, Embajadora de la Paz y el Obispo, Huésped de Honor. Luego del aquel acto, la procesión por la ciudad llevo a la Madre a recorrer las principales arterias de la ciudad más importante del oeste cordobés hasta arribar promediando las 19 horas a la Basílica Ntra. Sra. de los Dolores.

Presidió la Santa Misa, Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina, concelebraron el Capellán Mayor de la FAA, Padre César Tauro, el Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Masssut, el Rector de la Catedral Castrense, Padre Diego Pereyra, el Padre Rodrigo Olima Toranzo (Diócesis de Cruz del Eje). Participaron, VTGM (Veteranos de Guerra de Malvinas) residentes en la región, la Sra. Intendente, Gloria Pereyra y fieles del Valle de Traslasierra, Córdoba.

En la Homilía, Mons. Santiago decía, “este es un día muy gozoso para nosotros, para mí particularmente también venir hasta aquí, la ciudad de Villa Dolores con la imagen histórica de Ntra. Sra. de Luján”. Agregando, “esta imagen que fue 37 años venerada, con cariño, con afecto en la Iglesia Catedral Castrense del Reino Unido y esto, es un signo esperanzador entre pueblos hermanos, es decir, hay lazo de amistad entre ingleses y argentinos”.

Más adelante, el Obispo señalaba, “la visita de nuestra Madre, que está recorriendo el país, está como avivando la fe de tantos hermanos nuestros que supieron dar todo de si para defender nuestra tierra, nuestro territorio. Que importante es descubrir que la guerra no es el camino, porque en la guerra perdemos todos, aunque hay uno que gane, la guerra se hace realidad cuando hay ausencia de dialogo, de entendimiento, de respecto, cuando hay canales que se cierran, entonces se llega al drama y a la tragedia de la guerra”.

Profundizando, reflexionaba Mons. Olivera, “en nuestros tiempos, en la historia que nos toca transitar y vivir, da pena que pareciera que estuviéramos en guerra, de un lado y del otro somos enemigos y no somos hijos ni hermanos de la misma tierra, de las mismas raíces, del mismo suelo, del mismo cielo, de la misma Patria. Por eso, ha sido inspirador y profético que, en Villa Dolores, la Madre sea nombrada Embajadora de la paz, porque tenemos que pedirle a Dios por la paz”.

Añadiendo, continuaba el Obispo, “la paz no es ausencia de disenso, la paz es respeto por el otro, es aceptar caminos, pensamientos distintos, pero no enfrentamientos estériles y mirándonos como enemigos. La Virgen María nos enseña a mirarnos como hermanos, por eso, en este tiempo que vivimos y a 40 años de la guerra de Malvinas, está pequeña imagen, humilde, sencilla por las causas de Dios nos invita a trabajar por la paz”.

Más adelante, Mons. Santiago compartía, “nosotros los cristianos somos hombres y mujeres de esperanza, (…). Pero la esperanza también nos invita a pensar, que solo habrá una sociedad nueva, una familia nueva, un país nuevo cuando haya hombres y mujeres nuevos. Pareciera difícil pensar en ese cambio tan fuerte, de ese país, de este mundo donde hay países en guerra, como Ucrania y Rusia, o hay situaciones bien difíciles que se atraviesan en Latinoamérica, como en Nicaragua, donde por tener fe se los persigue”.

En otro tramo, Mons. Olivera señaló, “la imagen de la Virgen entre nosotros nos renueva, nos recuerda el don precisado de la paz, y Ella fue muy buena en eso. María se adelanta, ella fue a Inglaterra, estuvo 37 años en la Catedral Castrense, pero un Capellán Castrense inglés pidió que la Virgen sea el punto de unidad para rezar por los soldados argentinos y británicos caídos”.

Completando, añadió, “(…) pidamos confiados a la Virgen, a nuestra Madre que en su advocación de Luján que habla de la presencia de nuestra Patria, que se hace rostro nuestro, que tiene este ser de nuestra Madre gaucha, cercana, nos ayude a mirarnos como hermanos. Que nos ayude a tratarnos como hermanos, a amarnos como tales, y a pedir por la Patria, para que se transiten caminos de paz, de entendimiento, de respeto, esto le pedimos a la Virgen y sabemos confiados que Ella escucha”.

Respecto del Evangelio de la liturgia del día, decía, “la providencia ha querido que leamos este texto, donde Jesús sigue enseñando camino a Jerusalén, estos fariseos, estos hombres de la ley quieren descubrirlo en alguna, quieren ponerle trampas al Señor y Jesús es bien inteligente. Dice, <<un sábado Jesús entro a comer en casa de uno de los principales fariseos, ellos lo observaban atentamente>>, y quiero detenerme en esta expresión, porque nosotros los cristianos estamos llamados a observar atentamente a Jesús”.

Más adelante, continuó, “(…) en esta comida en la casa de este fariseo importante, dice el texto, <<pero Jesús notó como los invitados elegían los primeros puestos>>, a Jesús lo estaban observando y Él pícaramente estaba observándolos. Y decía que, debemos observar a Jesús para imitarlo, en el fondo lo que quiere es enseñar es la clave, que es la humildad”.

Finalmente, Mons. Santiago compartía, “Jesús no hizo alarde de su categoría de Dios, la Virgen no hizo alarde de ser la Madre de Dios cuando recibió el anuncio del Ángel y se enteró que su prima Isabel a pesar de su vejez también iba a ser madre, dice la escritura, partió sin demora, María no se agrando. Que María nuestra Madre Santísima en su título de Luján, Malvinera, misionera nos renueve a todos en la fe, que podamos crecer en la amistad, en la humildad que podamos ser aquellos que hacen fiesta”.-

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz, la reflexión fue compartida por el Obispo Castrense de Argentina al ser entrevistado por Tito Garabal para el ciclo, Claves para un Mundo Mejor, emitido en la mañana del sábado 24 de septiembre por Canal 9. El...

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo, este es el lema elegido para la próxima peregrinación a Luján, así lo informaba la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) mediante una carta publicada en la jornada del 26 de septiembre. El mensaje...

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!