Mons. Olivera | No es optativo para un cristiano ser servidores de los hermanos, Jesús nos dijo a todos, ser servidores unos a otros

Publicado el14 abril, 2022

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Mons. Olivera | No es optativo para un cristiano ser servidores de los hermanos, Jesús nos dijo a todos, ser servidores unos a otros, la expresión resume el mensaje expresado en la Homilía compartida por el Obispo Castrense de Argentina. Fue durante la celebración de la Santa Misa, en el día en que se conmemora la última cena del Señor, en el Jueves Santo, en la Parroquia Ntra. Sra. de Luján, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Presidió la Santa Misa, Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina, concelebraron, el Canciller y Capellán Mayor de la Armada Argentina, Padre Francisco Rostom Maderna, el Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Massut. También el Rector del Seminario Castrense, Padre Díaz Ramos, el Párroco de Parroquia Ntra. Sra. de Luján Castrense, Mons. Alberto Pita,Capellanes Castrenses, el Padre Enrique Saguier Fonrouge, el Padre Francisco Roverano, el Padre Santiago García del Hoyo y el Padre Luis Scrinzi.

En la Homilía, Mons. Santiago decía, “para nosotros el de hoy, es un día muy significativo, porque todos los jueves Santos, renovamos nuestro ministerio, nuestro sacerdocio. Lo vivimos como verdadera fiesta en el corazón, fuimos llamados por el Señor para hacerlo presente, así que es una alegría Padres y también para nuestros Seminaristas Castrenses, quienes se están preparando para ser servidores del Señor esta celebración”.

Agregando, “es importante siempre que nos reunimos para alabar a Dios, para celebrarlo, que tengamos siempre muy presente, que nuestra relación con Dios, es una relación de amor, porque tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo para salvarnos, para rescatarnos, éste es el modo de Dios. Es importante recordarlo siempre, aún por caminos difíciles u oscuros, este viernes vamos a hacer y proclamar la celebración de la Cruz, y el mismo Señor dijo, <<el que me quiera seguir que tomé su Cruz cada día>>”.

Profundizando, el Obispo, expresaba, “Jesucristo es la expresión más grande de esta nueva alianza, y la Iglesia celebra en este jueves Santo, justamente este misterio que en cada Eucaristía renovamos, que el mismo Pablo nos recuerda en la segunda lectura de hoy, que es, <<tomen y coman, tomen y beban, esto es mi cuerpo, esta es mi sangre, hagan esto en memoria mía>>”.

Más adelante, señalaba, “(…) siempre tenemos que recordar que Dios nos ama, y esta es la clave, que Dios es amor, lo sabemos y lo hemos aprendido en nuestro catecismo, pero, lo debemos recordar, debemos llevar a nuestro corazón y hacer siempre memoria agradecida que Dios nos tiene y esta es una manera de renovar la alianza”. Además, Mons. Olivera, compartía, “para nosotros el de hoy, es un día muy significativo, porque todos los jueves Santos, renovamos nuestro ministerio, nuestro sacerdocio. Lo vivimos como verdadera fiesta en el corazón, fuimos llamados por el Señor para hacerlo presente, así que es una alegría Padres y también nuestros Seminaristas Castrenses, quienes se están preparando para ser servidores del Señor esta celebración”.

El Obispo Castrense, también nos recordó, “es importante siempre que nos reunimos para alabar a Dios, para celebrarlo, que tengamos siempre muy presente, que nuestra relación con Dios, es una relación de amor, porque tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo para salvarnos, para rescatarnos, éste es el modo de Dios. Es importante recordarlo siempre, aún por caminos difíciles u oscuros, este viernes vamos a hacer y proclamar la celebración de la Cruz, y el mismo Señor dijo, <<el que me quiera seguir que tomé su Cruz cada día>>”.

Ahondando, agregó, “(…) siempre tenemos que recordar que Dios nos ama, y esta es la clave, que Dios es amor lo sabemos y lo hemos aprendido en nuestro catecismo, pero, lo debemos recordar, debemos llevar a nuestro corazón y hacer siempre memoria agradecida que Dios nos tiene y esta es una manera de renovar la alianza”.  

Mons. Santiago, también compartió, “Jesucristo es la expresión más grande de esta nueva alianza, y la Iglesia celebra en este jueves Santo, justamente este misterio que en cada Eucaristía renovamos, que el mismo Pablo nos recuerda en la segunda lectura de hoy, que es, <<tomen y coman, tomen y beban, esto es mi cuerpo, esta es mi sangre, hagan esto en memoria mía>>. El Apóstol Pablo nos relata justamente lo que pasó en la institución de la última cena, y nosotros creyentes, podríamos decir con Santo Tomas, que los sentidos nos engañan frente al misterio de la Eucaristía, menos el sentido del oído, justamente porque escuchamos la misma palabra de Jesús, <<tomen y coman esto, es mi cuerpo>>”.

Sobre esto último, agregaba el Obispo, “por eso en cada Eucaristía decimos, <<éste es el misterio de nuestra fe>>, y ciertamente para nosotros también es el misterio de nuestra fe. Celebramos la institución de la Eucaristía, memorial perpetuó de esta alianza, eterna y nueva de Jesús que se entrega para que cada uno de nosotros tengamos la salvación, pero, para que cada uno de nosotros como peregrinos tengamos el pan de la vida, para que tengamos una vida bien alimentada con el propio cuerpo de Jesús”.

En otro párrafo, Mons. Santiago dijo, “la Iglesia, (…) celebra en este día, la institución de la Eucaristía, la institución del Sacerdocio y también en este relato de Juan, la institución o el mandato de la caridad, <<ven esto, hagan ustedes lo mismo>>. No es optativo para un creyente y para un cristiano ser servidores de los hermanos. No lo es, porque Jesús nos dijo a todos, particularmente a los Apóstoles, pero en ellos, a todos, a los que vamos a lo largo de los tiempos a tener esa herencia Apostólica, pero a todo el pueblo, de ser servidores unos a otros, <<ven esto, hagan ustedes lo mismo>>”.

Sobre la celebración de este jueves Santo, el Obispo, compartió, “(…) lo repetiremos en el lavatorio de los pies, es un gesto, pero que debe ser grabado en nuestros corazones de ser servidores los unos de los otros. Esto debían hacer los esclavos, los sirvientes, como gesto de acogida, de recepción, de hospitalidad, lo hizo Jesús y lo hizo como conscientemente, a modo de ejemplo para con cada uno de nosotros, <<hagan ustedes lo mismo>>”.

Casi en el final de la Homilía, Mons. Santiago, expresó, “hoy es un día particular para dar gracias a Dios por esta presencia suya hasta el fin de los tiempos por medio del sacramento del pan de la vida, por medio del sacramento de la Eucaristía. Damos gracias por estos regalos, que año tras año podemos renovar en la Pascua, y damos inicio a estos días de oración, de recogimiento, de contemplación de este misterio salvador del Señor, que lo comprimo y lo sabemos cómo memorial, pero no como un recuerdo del pasado, no una representación teatral, sino como una expresión real de una presencia verdadera y actual de este misterio salvador del Señor”.

Homilía de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina.-

Santa Misa

Noticias relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!