Mons. Olivera | Venir al Santuario, estar en la casa de María, es un acto de fe, un encuentro de amor, pedimos especialmente por nuestro país, por la fraternidad, por el encuentro entre todos y por la paz

Publicado el8 octubre, 2021

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Mons. Olivera | Venir al Santuario, estar en la casa de María, es un acto de fe, un encuentro de amor, pedimos especialmente por nuestro país, por la fraternidad, por el encuentro entre todos y por la paz, así lo señalaba el Obispo Castrense de Argentina, en sus palabras antes de concluir la XVIII Peregrinación Castrense a Luján. Antes de la Bendición impartida por el Sr. Nuncio Apostólico, Arzobispo Mons. Miroslaw Adamczyk, quien presidió la Santa Misa, Mons. Santiago Olivera agradecía su presencia y calidez al compartir en esta nueva peregrinación de la Diócesis Castrense de Argentina.

Mons. Santiago decía, ayer 7 de octubre en la peregrinación, “venir al Santuario para la comunidad Diocesana Castrense, es ya una confesión de fe, venir aquí al Santuario es un verdadero canto de esperanza, y estar aquí, en la casa de María es un canto de amor. Nuestra mirada, la mirada de los peregrinos, se deposita tras una imagen, sencilla que simboliza la ternura y la cercanía de Dios, lo disfrutamos cantando, celebrando y silencio”.

Recordando, además, “venimos con muchas intenciones, cuando peregrinamos traemos las intenciones de tantos, pero pedimos especialmente por nuestro país, por la fraternidad, por el encuentro entre todos y por la paz. Esta es una Diócesis que está comprometida en la preservación de la paz, por eso la presencia de las Fuerzas, siempre es para preservar y custodiar la paz”.

Mensaje de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina.-

A continuación, compartimos en forma completa la transcripción del mensaje compartido por Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

Una vez más quiero agradecer al Sr. Nuncio, por su disponibilidad, su proximidad cuando fue invitado a compartir esta Eucaristía con nosotros. Muchos sabemos que la Diócesis Castrense de Argentina, es una Diócesis Personal, no territorial.

Obispo y Sacerdotes estamos envidos a servir a los hombres y mujeres, a sus familias, a los que trabajan en los Ministerios de Defensa y Seguridad. También a quienes trabajan en Presidencia de la Nación y Quinta Presidencial de Olivos, a esos fieles se nos encomienda.

Como me gusta decir, cada corazón de los hombres y mujeres de las Fuerzas y de sus familias son parte de esta Iglesia Diocesana a la que queremos servir y a la que estamos enviados a servir. Hacemos aquí, como renovando nuestra vocación de servicio, a los que sirven a nuestros hombres y mujeres de la Patria, estamos aquí renovando nuestro deseo de servicio en la casa de la Virgen.

En las peregrinaciones, nos decían en el documento de Aparecida, se puede reconocer al pueblo de Dios en camino, allí los creyentes, nosotros, nos sentimos parte de tantos hermanos que venimos y peregrinamos hacía Dios que nos espera. Es importante recordar que Cristo se hace peregrino con nosotros, camina resucitado con nosotros.

Venir al Santuario para la comunidad Diocesana Castrense, es ya una confesión de fe, venir aquí al Santuario es un verdadero canto de esperanza, y estar aquí, en la casa de María es un canto de amor. Nuestra mirada, la mirada de los peregrinos, se deposita tras una imagen, sencilla que simboliza la ternura y la cercanía de Dios, lo disfrutamos cantando, celebrando y silencio.

Venimos con muchas intenciones, cuando peregrinamos traemos las intenciones de tantos, pero pedimos especialmente por nuestro país, por la fraternidad, por el encuentro entre todos y por la paz. Esta es una Diócesis que está comprometida en la preservación de la paz, por eso la presencia de las Fuerzas, siempre es para preservar y custodiar la paz.

Gracias a la Basílica de Luján que como bien dijo el Sr. Nuncio es nuestra casa, y hace sentir verdaderamente su Rector, el Padre Lucas García y a los Sacerdotes como en nuestra casa, llegamos a este Santuario Nacional y lo sentimos así. Gracias a los que han organizado junto al Capellán Mayor de la PNA, Padre Diego Tibaldo y grupo de las distintas Fuerzas, coordinado este año por la FAA, han venido trabajando y rezando por el desarrollo de esta peregrinación.

Gracias al coro del IFE (Instituto de Formación Ezeiza, FAA) y también del Estado Mayor de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) que han participado con este Ministerio del Canto en esta celebración Eucarística. Gracias a todos y ya nos vamos renovando con esperanza para el próximo año, quiera Dios que podamos juntarnos de nuevo y peregrinar a esta casa.

Gracias por todos los esfuerzos que las distintas realidades han desarrollado para estar presentes, gracias de corazón a los Sacerdotes Capellanes presentes, a los Seminaristas y a las autoridades presentes por haber venido. Damos gracias a Dios y a María porque nos permitió celebrar con amor en honor a la Virgen, también que la celebramos con el título de Ntra. Sra. del Rosario, comprometiéndonos a rezar cada día por nuestros fieles y nuestra Patria. Que así, sea.

Santa Misa.-

Noticias relacionadas

Tercer día de Novena a Ntra. Sra. del Buen Viaje

Tercer día de Novena a Ntra. Sra. del Buen Viaje

NOVENA A NUESTRA SEÑORA DEL BUEN VIAJE “PATRONA DE LA POLICÍA DE SEGURIDAD AEROPORTUARIA” TERCER DÍA INTENCIÓN: Este TERCER día de la NOVENA lo ofrecemos especialmente por todos los QUE SUFREN, LOS ENFERMOS Y LOS PRESOS Aprendemos algo sobre la historia de la Virgen...

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!