Novena a Ntra. Sra. Stella Maris, Patrona de nuestra Iglesia Catedral, día 2

“Malvinas, 40 aniversario”

“En el Año Jubilar Diocesano, renovamos la experiencia de una Iglesia -puertas abiertas- que nos espera y recibe”

Novena “Ntra. Sra. de Stella Maris”

Patrona de nuestra Iglesia Catedral

DÍA 2:

+En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

PRESENTACIÓN: en este segundo día de nuestra novena, vamos a contemplar a la Virgen María- Servidora del Señor-.

María no vive «de prisa», con preocupación, sino, como subraya san Lucas, » María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón» (cfr. Lc 2,19.51). Y también en el momento decisivo de la anunciación del ángel, Ella pregunta: “¿Cómo sucederá esto?” (Lc 1,34). Pero no se detiene ni siquiera en el momento de la reflexión; da un paso adelante: decide. No vive de prisa, sino sólo cuando es necesario «va sin demora». María no se deja llevar por los acontecimientos, no evita la fatiga de la decisión. Y esto sucede sea en la elección fundamental que cambiará su vida: María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho” (Cfr. Lc 1,38), sea en las decisiones más cotidianas, pero ricas también ellas de sentido. Me viene en mente el episodio de las bodas de Caná (cfr. Jn 2,1-11): aquí también se ve el realismo, la humanidad, lo concreto de María, que está atenta a los hechos, a los problemas; ve y comprende la dificultad de aquellos dos jóvenes esposos a los que viene a faltar el vino de la fiesta, reflexiona y sabe que Jesús puede hacer algo, y decide dirigirse al Hijo para que intervenga: «Ya no tienen vino» (cfr. v. 3). San Ambrosio comenta: «la gracia del Espíritu Santo no comporta lentitudes» (Expos. Evang. sec. Lucam, II, 19: PL 15,1560). El actuar de María es una consecuencia de su obediencia a las palabras del ángel, pero unida a la caridad: va a Isabel para hacerse útil; y en este salir de su casa, de sí misma, por amor, lleva cuanto tiene de más precioso: Jesús; lleva a su Hijo. (Papa Francisco)

INVITACIÓN: Abrir las puertas a Jesús para aprender de Él que “no vino a ser servido sino a servir”. María, que educó a Jesús en sus primeros años, habrá visto en ella sus cualidades de servicio. Ahí aprendió también, al lado de san José, lo gratificante que es para la vida “pasar haciendo el bien”.

No se cansen de hacer el bien, nos dice el apóstol. Y nuestro servicio al estilo de Jesús, al estilo de su Madre, quiere ser: “Pasa por la vida haciendo el bien, dejar huellas en la historia que expresen la bondad de Dios”.

Rezamos juntos: Dame, Señor, el don de la bondad para servir siempre.

PROPUESTA: nos dejamos ayudar por la presencia más importante que encontramos en todas las Iglesias: el Sagrario, que “guarda” a Jesús en las Hostias Consagradas. Vamos ahí para hablar con Jesús y poder- estando con Él aprender e impregnar el corazón de sus mismos sentimientos, mansedumbre y humilde. Paciencia y amor hasta el extremo. Pasar haciendo el bien y servir.

“Permitidme que, yo que invoco muchas veces la solicitud de vuestra caridad en favor de los niños pobres y de todos los pobres abandonados, invoque hoy vuestra atención y vuestra cooperación en favor del más abandonado de todos los pobres: el Santísimo Sacramento. Os pido una limosna de cariño para Jesucristo Sacramentado…” (San Manuel Gonzáles).

MISIÓN: Recibimos la misión de realizar una visita al Santísimo. Si no podemos llegarnos hasta alguna Iglesia (por cuestiones de salud, edad, etc.), podemos aprovechar los Medios de Comunicación. Rezaremos, especialmente, por los diáconos en su día- día de san Lorenzo, diácono y mártir-

Le pedimos también su intercesión para ser servidores alegres y comprometidos en el Anuncio de la Buena Noticia. Antes de rezar la oración final, recuerdo la misión de compartir este momento con alguien más o compartir este material.

ORACIÓN FINAL

Oh Madre y Señora Nuestra, Estrella esplendorosa del Mar, condúcenos por los serenos y tempestuosos caminos que nos toquen en la vida, guíanos a Puerto seguro, danos tu protección celestial.

Escucha nuestra oración que sale del corazón.

Danos, Madre, fortaleza en el diario caminar, aliento en los días que nos tocan transitar, sosiego en los sufrimientos y pesares, perseverancia en el bien obrar, superación en la adversidad. Danos, Madre, ayuda, misericordia y bendición

Alcánzanos de Tu Hijo, la Gracia que te pedimos hoy (aquí pedimos la intención del día, más alguna petición personal)

Y, por sobre todas las cosas, que sean Ustedes dos, quienes guíen nuestro timón.

Amén

(Anoto en un cuaderno personal lo que ha resonado en mi corazón de la oración de hoy)

+En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

“La Virgen María nos anima a vivir y compartir con gozo ser Familia Diocesana”

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz, la reflexión fue compartida por el Obispo Castrense de Argentina al ser entrevistado por Tito Garabal para el ciclo, Claves para un Mundo Mejor, emitido en la mañana del sábado 24 de septiembre por Canal 9. El...

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo, este es el lema elegido para la próxima peregrinación a Luján, así lo informaba la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) mediante una carta publicada en la jornada del 26 de septiembre. El mensaje...

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!