Novena a Ntra. Sra. Stella Maris, Patrona de nuestra Iglesia Catedral, día 3

“Malvinas, 40 aniversario”

“En el Año Jubilar Diocesano, renovamos la experiencia de una Iglesia -puertas abiertas- que nos espera y recibe”

Novena “Ntra. Sra. de Stella Maris”

Patrona de nuestra Iglesia Catedral

DÍA 3:

+En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

PRESENTACIÓN: en este tercer día de nuestra novena, vamos a contemplar a la Virgen María, Reina de la Paz.

A causa de su íntima y estrecha relación con el Hijo, «Príncipe de la paz» (cf. Is 9, 6; 1 Is 9, 1-6), la santísima Virgen ha sido venerada cada día más como «Reina de la paz»: en algunos Calendarios de Iglesias particulares y de Institutos religiosos se halla la memoria de la santísima Virgen, «Reina de la paz». Conviene recordar que Benedicto XV, el año 1917, en plena guerra europea, mandó añadir a las Letanías lauretanas la invocación «Reina de la paz». Este título de María, conmemora la cooperación de la Virgen en la reconciliación o «paz» entre Dios y los hombres realizada por Cristo: —en el misterio de la encarnación, ya que la humilde esclava del Señor, «al recibir el anuncio del ángel Gabriel, / concibió en su seno virginal al Príncipe de la paz» (Lc 1, 26-3 8), el cual «nos devolvió la paz, reconciliando consigo el cielo y la tierra».

—en el misterio de la pasión, ya que «ella es la madre fiel / que se mantuvo intrépida, en pie, junto a la cruz / donde el Hijo, para salvarnos, / pacificó con su sangre el universo» —en el misterio de Pentecostés, ya que la santísima Virgen es la «alumna de la paz, / que, orando con los apóstoles, / esperó… el Espíritu de la paz, de la unidad, / de la caridad y del gozo». (Misal de la Virgen María)

INVITACIÓN: Abrir las puertas a Jesús para aprender de Él y recibir lo que le pedimos a su Madre: —el Espíritu de caridad: «Permanezcamos unidos en el amor fraterno: Concédenos, Señor, tu Espíritu de caridad» —los dones de la unidad y de la paz: «Pedimos para tu familia los dones de la unidad y de la paz, formemos una sola familia en la paz», «cultivemos eficazmente entre nosotros la paz que (Cristo) nos dio» —la tranquilidad en nuestro tiempo: «Concede a nuestro tiempo la tranquilidad deseada»

Rezamos juntos: Concédenos, Señor, ser constructores y artesanos de la paz

PROPUESTA: nos dejamos ayudar por una de las “presencias” significativas de nuestra Catedral, la imagen de la Virgen que estuvo en la Guerra de Malvinas. Mirar su rostro es ver a la “Madre que acompañó y acompaña siempre, pero, especialmente en el dolor”, una Madre que ha asumido la misión que le confió Jesús y que, porque ha visto sufrir a sus hijos en las Guerras, intercede y quiere darnos de Cristo- Príncipe de la Paz- el don grande de la Paz.

Rezamos, animados por su presencia, esta bella oración

¡Señor, haz de mí un instrumento de tu paz!

Que allí donde haya odio, ponga yo amor;

donde haya ofensa, ponga yo perdón;

donde haya discordia, ponga yo unión;

donde haya error, ponga yo verdad;

donde haya duda, ponga yo fe;

donde haya desesperación, ponga yo esperanza;

donde haya tinieblas, ponga yo luz;

donde haya tristeza, ponga yo alegría.

¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto ser consolado como consolar;

ser comprendido, como comprender;

ser amado, como amar.

Porque dando es como se recibe;

olvidando, como se encuentra;

perdonando, como se es perdonado;

muriendo, como se resucita a la vida eterna.

MISIÓN: Encender una vela pequeña, rezar por la paz y compartir esa imagen con tus contactos para sumar a muchos para rezar juntos. Invocamos hoy también, la intercesión de Santa Clara de Asís.

ORACIÓN FINAL

Oh Madre y Señora Nuestra, Estrella esplendorosa del Mar, condúcenos por los serenos y tempestuosos caminos que nos toquen en la vida, guíanos a Puerto seguro, danos tu protección celestial.

Escucha nuestra oración que sale del corazón.

Danos, Madre, fortaleza en el diario caminar, aliento en los días que nos tocan transitar, sosiego en los sufrimientos y pesares, perseverancia en el bien obrar, superación en la adversidad. Danos, Madre, ayuda, misericordia y bendición

Alcánzanos de Tu Hijo, la Gracia que te pedimos hoy (aquí pedimos la intención del día, más alguna petición personal)

Y, por sobre todas las cosas, que sean Ustedes dos, quienes guíen nuestro timón.

Amén

(Anoto en un cuaderno personal lo que ha resonado en mi corazón de la oración de hoy)

+En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

“La Virgen María nos anima a vivir y compartir con gozo ser Familia Diocesana”

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz, la reflexión fue compartida por el Obispo Castrense de Argentina al ser entrevistado por Tito Garabal para el ciclo, Claves para un Mundo Mejor, emitido en la mañana del sábado 24 de septiembre por Canal 9. El...

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo, este es el lema elegido para la próxima peregrinación a Luján, así lo informaba la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) mediante una carta publicada en la jornada del 26 de septiembre. El mensaje...

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!