Novena a Ntra. Sra. Stella Maris, Patrona de nuestra Iglesia Catedral, día 4

“Malvinas, 40 aniversario”

“En el Año Jubilar Diocesano, renovamos la experiencia de una Iglesia -puertas abiertas- que nos espera y recibe”

Novena “Ntra. Sra. de Stella Maris”

Patrona de nuestra Iglesia Catedral

DÍA 4:

+En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

PRESENTACIÓN: Contemplamos a María, la Virgen en Nazaret: La vida oculta que llevó Jesús en la aldea de Nazaret es un misterio de salvación y un ejemplo de santa conducta; nuestro Salvador, en efecto, pasó la mayor parte de su vida terrena en la casa de Nazaret, bajo la autoridad de María y de José (cf. Lc 2, 51). Con este título se conmemora en primer lugar el papel que desempeñó la santísima Virgen viviendo en Nazaret, en favor del Hijo y de su obra de salvación.

Contemplamos: —el misterio de la encarnación del Verbo y su anonadamiento, ya que «cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley» (Ga 4, 4-7; cf. Co), el cual, en Nazaret, como verdadero niño, «iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría» (Lc 2, 41-52); y vivió «bajo (la) autoridad» de sus padres (Lc 2, 51);

—la santa convivencia de la Madre con el Hijo, ya que en la casa de Nazaret «la Madre, hecha discípula del Hijo, recibió las primicias del Evangelio, conservándolas en el corazón y meditándolas en su mente»

—la relación virginal de María con José, ya que éstos, unidos «por su estrechísimo y virginal vínculo de amor», en humilde vida de oración, de silencio, de trabajo, en la alegría, en el sufrimiento (Lc 2, 41- 52), en la enseñanza de Cristo (Lc 2, 51), vivieron como esposos; (Misal de la Virgen María).

INVITACIÓN: Abrir las puertas a Jesús para aprender de Él:

San Pablo: «Nos hemos enterado que hay entre vosotros algunos que viven desordenadamente, sin trabajar nada, pero metiéndose en todo. A estos les mandamos y les exhortamos en el Señor Jesucristo a que trabajen con sosiego para comer su propio pan» (2 Ts, 3,11-12). Al inicio del pasaje, San Pablo recuerda la regla que él ha dado a los cristianos de Tesalónica: «Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma» (3,10). Esta era una novedad para los hombres de entonces. La cultura a la cual pertenecían despreciaba el trabajo manual, lo consideraba degradante, así que se dejaba a esclavos e incultos. Pero la Biblia tiene una visión distinta. Desde el principio presenta a Dios que trabaja durante seis días y descansa el séptimo. Todo esto, antes aún de que en la Biblia se hable del pecado. El trabajo por lo tanto forma parte de la naturaleza originaria del hombre, no de la culpa y del castigo. El trabajo manual es igual de digno que el intelectual y espiritual. Jesús mismo dedica una veintena de años al primero (suponiendo que comenzara a trabajar hacia los trece años) y sólo un par de años al segundo. (Card R. Cantalamessa).

Rezamos juntos: Concédenos, Señor, el don del trabajo y conservarlo

PROPUESTA: nos dejamos ayudar por una de las “presencias” significativas de nuestra Catedral, el altar de “Banco de Carpintero” que evoca la figura de San José y le pedimos el don grande del trabajo para todos.

Rezamos, animados por su presencia, esta bella oración

Nos dirigimos a ti, Oh bendito San José, nuestro protector en la tierra, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.

Por la promesa de realizar dignamente nuestras tareas diarias, líbranos de caer en el pecado, de la avaricia, de un corazón corrupto. Se tú el solícito guardián de nuestro trabajo, nuestro defensor y fortaleza contra la injusticia y el error. Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo. Amén.

MISIÓN: Encender una vela pequeña, ante una imagen de San José y agradecer el don del trabajo y pedir por quienes no lo tienen y lo buscan. Nos sostenemos mutuamente en la oración.

ORACIÓN FINAL

Oh Madre y Señora Nuestra, Estrella esplendorosa del Mar, condúcenos por los serenos y tempestuosos caminos que nos toquen en la vida, guíanos a Puerto seguro, danos tu protección celestial.

Escucha nuestra oración que sale del corazón.

Danos, Madre, fortaleza en el diario caminar, aliento en los días que nos tocan transitar, sosiego en los sufrimientos y pesares, perseverancia en el bien obrar, superación en la adversidad. Danos, Madre, ayuda, misericordia y bendición

Alcánzanos de Tu Hijo, la Gracia que te pedimos hoy (aquí pedimos la intención del día, más alguna petición personal)

Y, por sobre todas las cosas, que sean Ustedes dos, quienes guíen nuestro timón.

Amén

(Anoto en un cuaderno personal lo que ha resonado en mi corazón de la oración de hoy)

+En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

“La Virgen María nos anima a vivir y compartir con gozo ser Familia Diocesana”

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz

Mons. Olivera | Debemos trabajar para preservar la paz, la reflexión fue compartida por el Obispo Castrense de Argentina al ser entrevistado por Tito Garabal para el ciclo, Claves para un Mundo Mejor, emitido en la mañana del sábado 24 de septiembre por Canal 9. El...

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo

CEA | Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo, este es el lema elegido para la próxima peregrinación a Luján, así lo informaba la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) mediante una carta publicada en la jornada del 26 de septiembre. El mensaje...

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!