Novena en honor a Santo Tomás Moro, sexto día

Publicado el18 junio, 2021

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Novena en honor a Santo Tomás Moro

Patrono de los Abogados y del Personal de Justicia de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas Federales de Seguridad

Día Sexto                                                                     Santo Tomás Moro y la caridad

+ En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Invocamos la presencia del Espíritu Santo:

         “Ven Espíritu Santo en nuestra ayuda, no sabemos las palabras que deben salir de nuestros labios y los ruidos no se disipan de nuestro corazón. Si tu vienes en nuestra ayuda, nuestras palabras serán el fruto de tu silencio en nuestro corazón” Amén

(Breve silencio de recogimiento. Puedo repetir varias veces la oración al Espíritu)

Escuchamos de Santo Tomás:

         Su vida nos enseña que el gobierno es, antes que nada, ejercicio de virtudes. Convencido de este riguroso imperativo moral, el estadista inglés puso su actividad pública al servicio de la persona, especialmente si era débil o pobre; gestionó las controversias sociales con exquisito sentido de equidad; tuteló la familia y la defendió con gran empeño; promovió la educación integral de la juventud.    

 (Juan Pablo II- Carta declarando a Sto. Tomás Moro patrono de los gobernantes y políticos- 30/11/2000)

Leemos en el Evangelio                                                           San Mateo 31- 40

«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria.  Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el  pastor separa las ovejas de los cabritos.  Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.  Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del  Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.  Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me  acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”  Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o  sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos?  ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”  Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más  pequeños, a mí me lo hicisteis.”                                                                                                                     Palabra del Señor

(Breve silencio de recogimiento. Puedo repetir alguna expresión del Evangelio)

Reflexión:

“Vivir de amor es navegar sin tregua

en las almas sembrando paz y gozo.

¡Oh mi Piloto amado! la caridad me urge,

pues te veo en las almas, mis hermanos.

La caridad me guía, ella es mi estrella,

bogo siempre a su luz.

En mi vela yo llevo grabada mi divisa:

¡Vivir de amor!

Vivir de amor es mientras Jesús duerme

Permanecer en calma

En medio de la mar aborrascada.

No temas, ¡Oh Señor!, que te despierte,

Espero en paz la orilla de los cielos…

Pronto la fe desgarrará su velo

Y habrá sido mi espera sólo un día.

La caridad me empuja, ella hinche mi vela,

¡Vivo de amor!

                        (Extracto del poema “Vivir de amor”. Sta Teresita de Jesús)

Petición del día:

Santo Tomás Moro, de corazón impregnado de caridad, te pedimos por los que ejercen la caridad en favor de los más- especialmente los que colaboran con nuestra Cáritas diocesana, sostienen nuestra labor pastoral dando de lo suyo, ayudan a nuestro Seminario Diocesano y toda otra iniciativa de la caridad-.

Que experimenten a un Dios, que no se deja ganar en generosidad, el amor que les dispensa en favor de todas su necesidades.

Danos a todos un corazón impregnado de esa misma caridad que caracterizó tu vida.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Propósito de este día:

Ejercitaré alguna de las “Obras de Misericordia- Espirituales o Corporales- de acuerdo a mis posibilidades.

Obras de misericordia corporales:1 Visitar a los enfermos. 2Dar de comer al hambriento. 3Dar de beber al sediento.4Dar posada al peregrino. 5Vestir al desnudo. 6Visitar a los presos. 7Enterrar a los difuntos.

Obras de misericordia espirituales: 1Enseñar al que no sabe. 2Dar buen consejo al que lo necesita. 3 Corregir al que se equivoca.4 Perdonar al que nos ofende. 5 Consolar al triste 6 Sufrir con paciencia los defectos del prójimo. 7 Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos

Oración Final:

Señor y Padre nuestro,

por los méritos de tu Hijo Jesucristo,

úngenos con tu Santo Espíritu

para que sepamos ser fieles

a los valores de la vida cristiana,

a ejemplo de Santo Tomás Moro,

que enfrentó la muerte con arrojo y valentía

en defensa de los principios de la fe.

Danos la gracia de imitarlo,

guardando coherencia en nuestra vida

con las enseñanzas del evangelio

y ejercitando nuestra profesión,

con sencillez y modestia,

al servicio de los hombres.

Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.

Amén.

+ En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Noticias relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!