Papa Francisco | Al estar con Jesús, nos volvemos verdaderos

Publicado el21 noviembre, 2021

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Papa Francisco | Al estar con Jesús, nos volvemos verdaderos, así lo expresó el Santo Padre durante el mensaje compartido antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Minutos antes del mediodía de hoy, Su Santidad Francisco se presentaba en la ventana del Estudio Apostólico Vaticano y se encontraba con fieles y peregrinos reunidos en Plaza San pedro.

El Papa entonces, nos señalaba, “(…) Evangelio de la liturgia de hoy, último domingo del año litúrgico, culmina con la afirmación de Jesús, que dice: «Soy rey» (Jn 18, 37)”. Continuando, añadió, “(…) la realeza de Jesús es muy diferente a la mundana. «Mi reino – dice a Pilato – no es de este mundo» ( Jn 18,36 )”. 

Agregando, el Santo Padre, compartió, “no viene a dominar, sino a servir. No viene con los signos de poder, sino con el poder de los signos. No está vestido con insignias preciosas, sino desnudo en la cruz. Y es precisamente en la inscripción colocada en la cruz donde se define a Jesús como «rey» (cf. Jn 19, 19)”.

Su Santidad Francisco, entonces profundizando, nos revelaba, Jesús se muestra soberanamente libre del deseo de fama y gloria terrenal. Y nosotros, preguntémonos, ¿sabemos imitarlo en esto? ¿Sabemos cómo gobernar nuestra tendencia a ser continuamente buscados y aprobados, o hacemos todo lo posible para ser estimados por los demás? En lo que hacemos, especialmente en nuestro compromiso cristiano, me pregunto: ¿qué importa?

En otro tramo de su mensaje, nos explicaba, además, Jesús no solo evita cualquier búsqueda de grandeza terrenal, sino que también hace libres y soberanos los corazones de quienes lo siguen. Él, amados hermanos y hermanas, nos libera del sometimiento del mal”. 

Avanzando, el Santo Padre ahondó, “(…) Cristo no quiere servilismo a su alrededor, sino gente libre. Y, preguntémonos ahora, ¿de dónde viene la libertad de Jesús? Lo averiguamos volviendo a su afirmación ante Pilato: <<Soy un rey. Para esto nací y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad >> ( Jn 18, 37)”.

Continuando, Su Santidad compartía, “la libertad de Jesús proviene de la verdad. Es la verdad la que nos libera (cf. Jn8.32). Pero la verdad de Jesús no es una idea, algo abstracto: la verdad de Jesús es una realidad, es él mismo quien hace la verdad dentro de nosotros, nos libera de las ficciones, de las falsedades que llevamos dentro, del doble lenguaje”. 

Casi en el final, destacaba, “al estar con Jesús, nos volvemos verdaderos. La vida de un cristiano no es una obra de teatro en la que puedes usar la máscara que más te convenga. Porque cuando Jesús reina en el corazón, lo libera de la hipocresía, lo libera de los subterfugios, de la duplicidad”. 

A continuación, compartimos en forma completa el mensaje de Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El Evangelio de la liturgia de hoy, último domingo del año litúrgico, culmina con la afirmación de Jesús, que dice: «Soy rey» ( Jn 18, 37). Dice estas palabras ante Pilato, mientras la multitud grita para condenarlo a muerte. Dice: “Yo soy rey”, y la multitud grita para condenarlo a muerte: ¡hermoso contraste! Ha llegado la hora crucial. Anteriormente, parece que Jesús no quería que la gente lo aclamara como rey: recordamos ese tiempo después de la multiplicación de los panes y los peces, cuando se había retirado solo para orar (cf. Jn 6, 14-15).

El hecho es que la realeza de Jesús es muy diferente a la mundana. «Mi reino – dice a Pilato – no es de este mundo» ( Jn 18,36 ). No viene a dominar, sino a servir. No viene con los signos de poder, sino con el poder de los signos. No está vestido con insignias preciosas, sino desnudo en la cruz. Y es precisamente en la inscripción colocada en la cruz donde se define a Jesús como «rey» (cf. Jn 19, 19). ¡Su realeza está verdaderamente más allá de los parámetros humanos! Podríamos decir que no es un rey como los demás , pero es un rey para los demás. Pensemos en esto: Cristo, ante Pilato, dice que es rey cuando la multitud está en su contra, mientras que cuando lo seguían y lo aclamaban, se había distanciado de esta aclamación. Es decir, Jesús se muestra soberanamente libre del deseo de fama y gloria terrenal. Y nosotros, preguntémonos, ¿sabemos imitarlo en esto? ¿Sabemos cómo gobernar nuestra tendencia a ser continuamente buscados y aprobados, o hacemos todo lo posible para ser estimados por los demás? En lo que hacemos, especialmente en nuestro compromiso cristiano, me pregunto: ¿qué importa? ¿Cuenta el aplauso o cuenta el saque?

Jesús no solo evita cualquier búsqueda de grandeza terrenal, sino que también hace libres y soberanos los corazones de quienes lo siguen. Él, amados hermanos y hermanas, nos libera del sometimiento del mal. Su Reino es liberador, no tiene nada de opresivo. Trata a cada discípulo como un amigo, no como un sujeto. Aunque Cristo está por encima de todos los soberanos, no traza líneas de separación entre él y los demás; En cambio, los hermanos quieren compartir su alegría (cf. Jn15.11). Siguiéndolo no se pierde, no se pierde nada, pero se adquiere la dignidad. Porque Cristo no quiere servilismo a su alrededor, sino gente libre. Y, preguntémonos ahora, ¿de dónde viene la libertad de Jesús? Lo averiguamos volviendo a su afirmación ante Pilato: «Soy un rey. Para esto nací y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad ” ( Jn 18, 37).

La libertad de Jesús proviene de la verdad. Es la verdad la que nos libera (cf. Jn8.32). Pero la verdad de Jesús no es una idea, algo abstracto: la verdad de Jesús es una realidad, es él mismo quien hace la verdad dentro de nosotros, nos libera de las ficciones, de las falsedades que llevamos dentro, del doble lenguaje. Al estar con Jesús, nos volvemos verdaderos. La vida de un cristiano no es una obra de teatro en la que puedes usar la máscara que más te convenga. Porque cuando Jesús reina en el corazón, lo libera de la hipocresía, lo libera de los subterfugios, de la duplicidad. La mejor prueba de que Cristo es nuestro Rey es el desprendimiento de lo que contamina la vida, haciéndola ambigua, opaca, triste. Cuando la vida es ambigua, un poquito aquí, un poquito allá, es triste, es muy triste. Por supuesto, siempre debemos lidiar con limitaciones y defectos: todos somos pecadores. Pero, cuando uno vive bajo el señorío de Jesús, uno no se corrompe, uno no se vuelve falso, inclinado a encubrir la verdad. No hay doble vida. Recuerda bien: pecadores sí, todos somos corruptos, ¡nunca! Pecadores sí, nunca corruptos. Que la Virgen nos ayude a buscar cada día la verdad de Jesús, Rey del Universo, que nos libera de la esclavitud terrena y nos enseña a gobernar nuestros vicios.

___________________________________

Después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas,

hoy, por primera vez en la solemnidad de Cristo Rey, se celebra la Jornada Mundial de la Juventud en todas las Iglesias particulares . Por eso, junto a mí hay dos jóvenes de Roma, que representan a toda la juventud de Roma. Saludo cordialmente a los niños y niñas de nuestra Diócesis y espero que todos los jóvenes del mundo se sientan parte viva de la Iglesia, protagonistas de su misión. ¡Gracias por venir! Y no olvides que reinar es servir . ¿Cómo fue esto? Reinar es servir. Todos juntos: reinar es servir. Como nos enseña nuestro Rey, ahora pediré a los jóvenes que os saluden.

Niña: ¡Feliz Jornada Mundial de la Juventud a todos!

Niño: ¡Testificamos que creer en Jesús es hermoso!

Papá: Pero mira: ¡esto es hermoso! Gracias. Quédate aquí.

Hoy también es el Día Mundial de la Pesca. Saludo a todos los pescadores y rezo por quienes viven en condiciones difíciles o, a veces, lamentablemente, en trabajos forzados. Animo a los capellanes y voluntarios de Stella Maris a continuar en el servicio pastoral a estas personas y sus familias.

Y en este día también recordamos a todas las víctimas de la carretera: recemos por ellas y comprometámonos en la prevención de accidentes.

También quisiera alentar las iniciativas en curso en las Naciones Unidas para lograr un mayor control sobre el comercio de armas.

Ayer en Katowice, Polonia, el sacerdote Giovanni Francesco Macha fue beatificado, asesinado por odio a la fe en 1942, en el contexto de la persecución del régimen nazi contra la Iglesia. En la oscuridad de su encarcelamiento, encontró en Dios la fuerza y ​​la mansedumbre para enfrentar esa terrible experiencia. Que su martirio sea una fecunda semilla de esperanza y paz. ¡Un aplauso a los nuevos beatos!

Os saludo a todos vosotros, fieles de Roma y peregrinos de varios países, especialmente de Polonia y de los Estados Unidos de América. Saludo a los exploradores de la Archidiócesis de Braga en Portugal. Un saludo especial a la comunidad ecuatoriana de Roma, que celebra a la Virgen de El Quinche. Saludo a los fieles de Sant’Antimo (Nápoles) y Catania; los chicos de Confirmación de Pattada; y los voluntarios del Banco de Alimentos, que se preparan para el Día de la recolección de alimentos, el próximo sábado. ¡Muchos gracias! Y también los hijos de la Inmaculada Concepción.

Les deseo a todos un feliz domingo. Y por favor, no olvides orar por mí. ¡Buen almuerzo y adiós!

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!