Papa Francisco | Con una sonrisa, el Beato Juan Pablo I logró transmitir la bondad del Señor

Papa Francisco | Con una sonrisa, el Beato Juan Pablo I logró transmitir la bondad del Señor, así lo expresó el Santo Padre en la Homilía, durante la Santa Misa con rito de Beatificación del Siervo de Dios el Sumo Pontífice Juan Pablo I. Fue en la media mañana de hoy, celebrada en Plaza San Pedro donde asistieron Cardenales, Obispos, Sacerdotes, religiosas, fieles y peregrinos del mundo.

En la Homilía, el Santo Padre señalaba, “Jesús va camino de Jerusalén y el Evangelio de hoy dice que «iba con él una gran multitud» (Lc 14,25). Ir con él significa seguirlo, es decir, hacerse discípulos”.

Más adelante, compartía, “es importante entender el estilo de Dios, cómo actúa Dios, Dios actúa según un estilo, y el estilo de Dios es diferente al de este pueblo, porque Él no explota nuestras necesidades, nunca usa nuestras debilidades para engrandecerse. A quien no quiere engañarnos y no quiere repartir alegrías baratas, no le interesan las multitudes del océano.”

Así, profundizaba, diciendo del Señor, “seguirlo no significa entrar a un tribunal o participar en una procesión triunfal, ni significa recibir un seguro de vida. Al contrario, significa también «llevar la cruz» (Lc 14,27): como él, asumir las propias cargas y las de los demás, hacer de la vida un don, no una posesión, gastarla imitando el amor generoso y misericordioso que Él lo tiene para nosotros. Estas son elecciones que comprometen la totalidad de la existencia; por eso Jesús desea que el discípulo no anteponga nada a este amor, ni siquiera los afectos más queridos y los bienes más grandes”.

Continuando, el Papa decía del Beato Juan Pablo I, “(…) dijo el Papa Luciani – «somos objeto de un amor eterno por parte de Dios» (Ángelus, 10 de septiembre de 1978). Atemporal: nunca desaparece de nuestra vida, brilla sobre nosotros e ilumina hasta las noches más oscuras. Y luego, mirando al Crucifijo, estamos llamados a la altura de ese amor: a purificarnos de nuestras ideas distorsionadas sobre Dios y de nuestras clausuras, para amarlo a Él y a los demás, en la Iglesia y en la sociedad, incluso a los que no piensan como nosotros, incluso los enemigos”.

en otro párrafo, el Pontífice decía, “Jesús nos pide (…): vive el Evangelio y vivirás la vida, no a medias sino completamente. Vive el Evangelio, vive la vida, sin compromiso”. Agregando, “(…) el nuevo Beato vivió así: en la alegría del Evangelio, sin compromiso, amando hasta el extremo. Encarnó la pobreza del discípulo, que no es sólo desligarse de los bienes materiales, sino sobre todo vencer la tentación de ponerse en el centro uno mismo y buscar la propia gloria. Al contrario, siguiendo el ejemplo de Jesús, fue un pastor manso y humilde. Se consideraba a sí mismo como el polvo sobre el que Dios se dignó escribir (cf. A. Luciani / Giovanni Paolo I, Opera omnia, Padua 1988, vol. II, 11)”.

Completando, el Santo Padre, decía en el final de la Homilía, “con una sonrisa, el Papa Luciani logró transmitir la bondad del Señor. Una Iglesia con un rostro alegre, un rostro sereno, un rostro sonriente es hermoso, una Iglesia que nunca cierra sus puertas, que no agria el corazón, que no se queja y no guarda rencor, que no se enoja, que no se impacienta, que no se presenta de manera hosca, no sufre de nostalgia del pasado cayendo en el atraso. Oremos a nuestro padre y hermano, pidámosle que obtenga «la sonrisa del alma», la transparente, la que no engaña: la sonrisa del alma. Pedimos, con sus palabras, lo que él mismo pedía: «Señor, tómame como soy, con mis defectos, con mis faltas, pero déjame ser como tú quieres que sea» (Audiencia general, 13 de septiembre de 1978)”.

A continuación, compartimos en forma completa la Homilía de Su Santidad Francisco:

SANTA MISA Y BEATIFICACIÓN DEL SIERVO DE DIOS EL SUMO PONTÍFICE JUAN PABLO I

HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO

Plaza de San Pedro

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario, domingo 4 de septiembre de 2022

Jesús va camino de Jerusalén y el Evangelio de hoy dice que «iba con él una gran multitud» (Lc 14,25). Ir con él significa seguirlo, es decir, hacerse discípulos. Sin embargo, el Señor dirige un discurso poco atractivo y muy exigente a estas personas: no puede ser discípulo suyo quien no lo ama más que a sus seres queridos, quien no lleva su cruz, quien no se desliga de los bienes terrenales (cf. vv. .26-27.33). ¿Por qué Jesús dirige tales palabras a la multitud? ¿Cuál es el significado de sus advertencias? Tratemos de responder a estas preguntas.

En primer lugar, vemos una gran multitud, mucha gente, siguiendo a Jesús, podemos imaginar que muchos estaban fascinados por sus palabras y asombrados por los gestos que hacía; y, por tanto, habrán visto en él una esperanza para su futuro. ¿Qué hubiera hecho cualquier maestro de la época, o -podemos preguntarnos nuevamente- qué haría un líder astuto al ver que sus palabras y su carisma atraen multitudes y aumentan su aprobación? También sucede hoy: especialmente en momentos de crisis personal y social, cuando estamos más expuestos a sentimientos de ira o miedo a algo que amenaza nuestro futuro, nos volvemos más vulnerables; y, así, en la ola de la emoción, nos apoyamos en aquellos que con destreza y astucia saben capear esta situación, aprovechándose de los miedos de la sociedad y prometiendo ser el «salvador» que solucionará los problemas, cuando en realidad quieren aumentar su satisfacción y su poder, su figura, su capacidad de tener las cosas en la mano.

El Evangelio nos dice que Jesús no hace esto. El estilo de Dios es diferente. Es importante entender el estilo de Dios, cómo actúa Dios, Dios actúa según un estilo, y el estilo de Dios es diferente al de este pueblo, porque Él no explota nuestras necesidades, nunca usa nuestras debilidades para engrandecerse. A quien no quiere engañarnos y no quiere repartir alegrías baratas, no le interesan las multitudes del océano. No tiene culto a los números, no busca el consenso, no es idólatra del éxito personal. Al contrario, parece inquietarse cuando la gente lo sigue con euforia y entusiasmo fácil. Así que, en lugar de dejarse atraer por la fascinación de la popularidad -porque la popularidad fascina-, pide a cada uno que discierna con cuidado los motivos para seguirla y las consecuencias que ello conlleva. Muchos de esa multitud, de hecho, tal vez siguieron a Jesús porque esperaban que él sería un líder que los liberaría de sus enemigos, uno que conquistaría el poder y lo compartiría con ellos; o uno que, haciendo milagros, habría resuelto los problemas del hambre y la enfermedad. Se puede ir en pos del Señor, en efecto, por varias razones y algunas, hay que admitirlo, son mundanas: detrás de una perfecta apariencia religiosa se puede esconder la mera satisfacción de las propias necesidades, la búsqueda del prestigio personal, el deseo de desempeñar un papel , a tener las cosas bajo control, el deseo de ocupar espacio y obtener privilegios, la aspiración de recibir reconocimiento y más. Esto sucede hoy entre los cristianos. Pero este no es el estilo de Jesús, y no puede ser el estilo del discípulo y de la Iglesia. Si alguien sigue a Jesús con estos intereses personales, ha tomado el camino equivocado.

El Señor pide otra actitud. Seguirlo no significa entrar a un tribunal o participar en una procesión triunfal, ni significa recibir un seguro de vida. Al contrario, significa también «llevar la cruz» (Lc 14,27): como él, asumir las propias cargas y las de los demás, hacer de la vida un don, no una posesión, gastarla imitando el amor generoso y misericordioso que Él lo tiene para nosotros. Estas son elecciones que comprometen la totalidad de la existencia; por eso Jesús desea que el discípulo no anteponga nada a este amor, ni siquiera los afectos más queridos y los bienes más grandes.

Pero para ello debemos mirarlo más a él que a nosotros mismos, aprender el amor, sacarlo del Crucifijo. Ahí vemos ese amor que se entrega hasta el final, sin medida y sin fronteras. La medida del amor es amar sin medida. Nosotros mismos – dijo el Papa Luciani – «somos objeto de un amor eterno por parte de Dios» (Ángelus, 10 de septiembre de 1978). Atemporal: nunca desaparece de nuestra vida, brilla sobre nosotros e ilumina hasta las noches más oscuras. Y luego, mirando al Crucifijo, estamos llamados a la altura de ese amor: a purificarnos de nuestras ideas distorsionadas sobre Dios y de nuestras clausuras, para amarlo a Él y a los demás, en la Iglesia y en la sociedad, incluso a los que no piensan como nosotros, incluso los enemigos.

Amor: aunque cueste la cruz del sacrificio, el silencio, la incomprensión, la soledad, el ser obstaculizado y perseguido. Ama así, aunque sea a este precio, porque – decía aún el Beato Juan Pablo I – si quieres besar a Jesús crucificado, «no puedes evitar inclinarte sobre la cruz y dejarte pinchar por alguna espina en la coronilla, que está sobre la cabeza del Señor» (Audiencia general, 27 de septiembre de 1978). Amor hasta el final, con todas sus espinas: no las cosas a medias, los acomodos o la vida tranquila. Si no apuntamos alto, si no nos arriesgamos, si nos conformamos con una fe de agua de rosas, somos -dice Jesús- como quien quiere construir una torre pero no calcula bien los medios para hacerlo; él «pone los cimientos» y luego «no puede terminar la obra» (v. 29). Si por miedo a perdernos renunciamos a entregarnos, dejamos cosas inconclusas: las relaciones, el trabajo, las responsabilidades que se nos encomiendan, los sueños, incluso la fe. Y entonces acabamos viviendo a medias -y cuánta gente vive a medias, muchas veces tenemos la tentación de vivir a medias- sin dar nunca el paso decisivo -esto es vivir a medias-, sin despegar, sin arriesgar por el bien, sin comprometiéndonos realmente con los demás. Jesús nos pide esto: vive el Evangelio y vivirás la vida, no a medias sino completamente. Vive el Evangelio, vive la vida, sin compromiso.

Hermanos, hermanas, el nuevo Beato vivió así: en la alegría del Evangelio, sin compromiso, amando hasta el extremo. Encarnó la pobreza del discípulo, que no es sólo desligarse de los bienes materiales, sino sobre todo vencer la tentación de ponerse en el centro uno mismo y buscar la propia gloria. Al contrario, siguiendo el ejemplo de Jesús, fue un pastor manso y humilde. Se consideraba a sí mismo como el polvo sobre el que Dios se dignó escribir (cf. A. Luciani / Giovanni Paolo I, Opera omnia, Padua 1988, vol. II, 11). Por eso dijo: «El Señor ha recomendado tanto: sed humildes. Aunque hayas hecho grandes cosas, di: somos siervos inútiles” (Audiencia general, 6 de septiembre de 1978).

Con una sonrisa, el Papa Luciani logró transmitir la bondad del Señor. Una Iglesia con un rostro alegre, un rostro sereno, un rostro sonriente es hermoso, una Iglesia que nunca cierra sus puertas, que no agria el corazón, que no se queja y no guarda rencor, que no se enoja, que no se impacienta, que no se presenta de manera hosca, no sufre de nostalgia del pasado cayendo en el atraso. Oremos a nuestro padre y hermano, pidámosle que obtenga «la sonrisa del alma», la transparente, la que no engaña: la sonrisa del alma. Pedimos, con sus palabras, lo que él mismo pedía: «Señor, tómame como soy, con mis defectos, con mis faltas, pero déjame ser como tú quieres que sea» (Audiencia general, 13 de septiembre de 1978). Amén.

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

Papa Francisco | El Reino de Dios se realiza, sin excluidos

Papa Francisco | El Reino de Dios se realiza, sin excluidos

Papa Francisco | El Reino de Dios se realiza, sin excluidos, así lo expresó el Santo Padre al compartir su mensaje antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Fue antes del mediodía, en Matera, luego de concluir la Santa Misa del Congreso Eucarístico Nacional, en...

Papa Francisco | Nuestro futuro eterno depende de esta vida presente

Papa Francisco | Nuestro futuro eterno depende de esta vida presente

Papa Francisco | Nuestro futuro eterno depende de esta vida presente, la afirmación del Santo Padre pertenece a su Homilía compartida en la Santa Misa, celebrada en Matera, en la conclusión del 27° Congreso Eucarístico Nacional. En su mensaje, Su Santidad Francisco,...

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!