Papa Francisco | En la hambruna de amor de hoy, es el alimento que el hombre espera

Publicado el12 septiembre, 2021

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Papa Francisco | En la hambruna de amor de hoy, es el alimento que el hombre espera, así lo expresó el Santo Padre al compartir su mensaje antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Poco después de las 6:00 horas (hora local), el vuelo que llevó al Santo Padre Francisco despegó desde del aeropuerto de Fiumicino en Roma, y aterrizó en Budapest a las 7:42 horas (hora local) para realizar la primera etapa de su viaje, permaneciendo siete horas, para luego partir hacia Eslovaquia.

El Santo Padre, en sus palabras compartidas en la Plaza de los Héroes (Budapest), donde también participaba del 52° Congreso Eucarístico Internacional, señaló, Eucaristía significa “acción de gracias” y al final de esta celebración, que cierra el Congreso Eucarístico y mi visita a Budapest, quisiera dar gracias de corazón”. Además, compartía, “el himno que acompañó al Congreso se dirige a ustedes así: «Durante mil años la cruz fue el pilar de su salvación, que incluso ahora el signo de Cristo sea para ustedes la promesa de un futuro mejor».

¡Te deseo esto, que la cruz sea tu puente entre el pasado y el futuro!” Agregando, “(…) la cruz, plantada en la tierra, además de invitarnos a echar raíces bien, alza y extiende sus brazos hacia todos: nos exhorta a mantener firmes nuestras raíces, pero sin atrincheramientos; sacar de las fuentes, abriéndonos a los sedientos de nuestro tiempo”.

A continuación, compartimos el mensaje completo de Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas,

Eucaristía significa “acción de gracias” y al final de esta celebración, que cierra el Congreso Eucarístico y mi visita a Budapest, quisiera dar gracias de corazón. Gracias a la gran familia cristiana húngara, a la que deseo abrazar en sus ritos, en su historia, en sus hermanas y hermanos católicos y en otras Confesiones, todo en camino hacia la plena unidad. En este sentido, saludo cordialmente al Patriarca Bartolomé, Hermano que nos honra con su presencia. Gracias, en particular, a mis queridos hermanos en el episcopado, a los sacerdotes, a los consagrados, a las consagradas ya todos vosotros, queridos fieles. Un gran agradecimiento a quienes trabajaron tan duro por la realización del Congreso Eucarístico y de este día.

Al renovar mi gratitud a las autoridades civiles y religiosas que me recibieron, me gustaría decir köszönöm [gracias]: gracias, pueblo de Hungría. El himno que acompañó al Congreso se dirige a ustedes así: «Durante mil años la cruz fue el pilar de su salvación, que incluso ahora el signo de Cristo sea para ustedes la promesa de un futuro mejor». ¡Te deseo esto, que la cruz sea tu puente entre el pasado y el futuro! El sentimiento religioso es el alma de esta nación, tan apegada a sus raíces. Pero la cruz, plantada en la tierra, además de invitarnos a echar raíces bien, alza y extiende sus brazos hacia todos: nos exhorta a mantener firmes nuestras raíces, pero sin atrincheramientos; sacar de las fuentes, abriéndonos a los sedientos de nuestro tiempo. Mi deseo es que seas así: con los pies en la tierra y abiertos, con los pies en la tierra y respetuosos. Isten éltessen! [¡Mis mejores deseos!] La «Cruz de la Misión» es el símbolo de este Congreso: que os lleve a anunciar con su vida el Evangelio liberador de la infinita ternura de Dios para cada uno. En la hambruna de amor de hoy, es el alimento que el hombre espera.

Hoy, no lejos de aquí, en Varsovia, se proclaman beatos dos testigos del Evangelio: el cardenal Stefan Wyszyński y Elisabetta Czacka, fundadora de las Hermanas Franciscanas Siervas de la Cruz. Dos figuras que conocieron de cerca la cruz: el Primado de Polonia, arrestado y segregado, fue siempre un pastor valiente según el corazón de Cristo, heraldo de la libertad y la dignidad humana; La hermana Isabel, que perdió la vista muy joven, dedicó toda su vida a ayudar a los ciegos. El ejemplo de los nuevos beatos nos estimula a transformar la oscuridad en luz con el poder del amor.

Por último, recemos el Ángelus, el día en que veneramos el Santísimo Nombre de María. En la antigüedad, por respeto, los húngaros no pronunciaban el nombre de María, sino que la llamaban con el mismo título honorífico que se usa para la reina. ¡Que la «Santísima Reina, vuestra antigua patrona» os acompañe y os bendiga! Mi Bendición, desde esta gran ciudad, quiere llegar a todos, especialmente a los niños y jóvenes, a los ancianos y enfermos, a los pobres y excluidos. Contigo y por ti digo: ¡Isten, áldd meg a magyart! [¡Dios bendiga a los húngaros!]

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!