Papa Francisco | Gracias a la fe y al compromiso con la evangelización de tantos laicos, el cristianismo nos ha llegado

Publicado el13 noviembre, 2019

Papa Francisco | Gracias a la fe y al compromiso con la evangelización de tantos laicos, el cristianismo nos ha llegado, así se refería el Santo Padre Francisco al hablarnos del Evangelio del día, fue en la mañana de hoy, durante la celebración de la Audiencia General en Plaza San Pedro. En primera instancia Su Santidad saludaba a los Peregrinos del mundo reunidos en Plaza San Pedro, a quienes les dijo que, la audiencia se desarrollaba en dos lugares a la vez, saludando también a quienes estaban en la Sala Pablo VI resguardados del mal clima que imperaba en la ciudad.

En sus palabras, el Santo Padre continuó con la serie de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, centró su meditación en el tema: «Priscila y Aquila lo llevaron con ellos» (Hechos 18.26). Una pareja al servicio del Evangelio (Track bíblico: de los Hechos de los Apóstoles, 18, 1-3). Al respecto, no decía, “(…) en el capítulo 18 de las Actas, Pablo encuentra hospitalidad con una pareja casada, Aquila y Priscila (o Prisca), obligadas a mudarse de Roma a Corinto después de que el emperador Claudio había ordenado la expulsión de los judíos (ver Hechos 18, 2)”.

Antes de continuar con su explicación, Su Santidad Francisco se refirió también a la realidad actual de nuestro mundo y al comportamiento de nuestra sociedad sobre el pueblo judío, lo hacía basado justamente en la enseñanza del día, así lo describía, “(…) todos estábamos convencidos de que esto había terminado. Pero hoy, el hábito de perseguir a los judíos comienza a renacer aquí y allá. Hermanos y hermanas, esto no es humano ni cristiano. ¡Los judíos son nuestros hermanos! Y no deberían ser perseguidos”.

Volviendo a las figuras que representan los cónyuges, Priscila y Aquila, señaló, “esta sensibilidad de ellos los lleva a descentralizarse para practicar el arte cristiano de la hospitalidad (ver Rom 12: 13; Heb 13.2) y abrir las puertas de su hogar para recibir al Apóstol Pablo”. Continuando, dijo, “la casa de Aquila y Priscila en Corinto abre sus puertas no solo al Apóstol sino también a los hermanos y hermanas en Cristo”.

Su Santidad Francisco, nos cuenta además, “de hecho, Pablo puede hablar de la «comunidad que se reúne en su hogar» (1Cor 16,19), que se convierte en una «casa de la Iglesia», una «domus ecclesiae», un lugar para escuchar la Palabra de Dios y celebrar el Eucaristía”. Agregando, “(…) hoy en algunos países donde no hay libertad religiosa y no hay libertad para los cristianos, los cristianos se reúnen en un hogar, un poco escondido, para rezar y celebrar la Eucaristía. Incluso hoy existen estas casas, estas familias que se convierten en un templo para la Eucaristía”.

Avanzando, el Pontífice nos narra, “después de un año y medio en Corinto, Pablo deja esa ciudad con Aquila y Priscila, quienes se detienen en Éfeso. Allí, también, su hogar se convierte en un lugar de catequesis (ver Hechos 18:26). Así, el Santo Padre exclama, “¡Cuántas familias en tiempos de persecución arriesgan sus cabezas para mantener escondidos a los perseguidos! Este es el primer ejemplo: la hospitalidad familiar, incluso en los malos momentos”.

Profundizando, afirmó, “entre los muchos colaboradores de Pablo, Aquila y Priscila emergen como «modelos de una vida conyugal responsablemente comprometida al servicio de toda la comunidad cristiana» y nos recuerdan que, gracias a la fe y al compromiso con la evangelización de tantos laicos como ellos, el cristianismo nos ha llegado”. Su Santidad, nos decía además, “(…) desde el principio el cristianismo fue predicado por los laicos. Usted también es responsable de su bautismo para continuar con la fe. Fue el compromiso de muchas familias, de estos cónyuges, de estas comunidades cristianas, de fieles laicos que ofrecieron el «humus» al crecimiento de la fe «(Benedicto XVI, Catequesis, 7 de febrero de 2007).

Por último, el Papa nos pedía, “(…) escuchen su vocación, deben ser los verdaderos – escultura viviente – para derramar su Espíritu sobre todas las parejas cristianas para que, siguiendo el ejemplo de Aquila y Priscila, puedan abrir las puertas de sus corazones a Cristo y a sus hermanos y transformar sus hogares en iglesias domésticas. Hermosa palabra: una casa es una iglesia doméstica, donde vivir la comunión y ofrecer el culto de la vida vivida con fe, esperanza y caridad”.

A continuación, compartimos con ustedes, la interpretación del italiano al castellano del mensaje brindado por el Santo Padre Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Esta audiencia se lleva a cabo en dos grupos: los enfermos están en el Salón Pablo VI. He estado con ellos, los he saludado y bendecido; serán alrededor de 250. Allí estarán más cómodos por la lluvia, y nosotros aquí. Pero nos miran desde la pantalla grande. Saludemos a ambos grupos con aplausos.

Los Hechos de los Apóstoles narran que Pablo, como un evangelizador incansable, está después de la estadía en Atenas en la carrera del Evangelio en el mundo. La nueva etapa de su viaje misionero es Corinto, capital de la provincia romana de Acaya, una ciudad comercial y cosmopolita, gracias a la presencia de dos puertos importantes.

Como leemos en el capítulo 18 de las Actas, Pablo encuentra hospitalidad con una pareja casada, Aquila y Priscila (o Prisca), obligadas a mudarse de Roma a Corinto después de que el emperador Claudio había ordenado la expulsión de los judíos (ver Hechos 18, 2). Me gustaría hacer un paréntesis. El pueblo judío ha sufrido tanto en la historia. Fue expulsado, perseguido … Y, en el siglo pasado, vimos tantas, tantas brutalidades que le hicieron al pueblo judío y todos estábamos convencidos de que esto había terminado. Pero hoy, el hábito de perseguir a los judíos comienza a renacer aquí y allá. Hermanos y hermanas, esto no es humano ni cristiano. ¡Los judíos son nuestros hermanos! Y no deberían ser perseguidos. ¿Lo tienes? Estos cónyuges demuestran tener un corazón lleno de fe en Dios y generoso con los demás, capaces de hacer espacio para aquellos que, como ellos, experimentan la condición de un extranjero. Esta sensibilidad de ellos los lleva a descentralizarse para practicar el arte cristiano de la hospitalidad (ver Rom 12: 13; Heb 13.2) y abrir las puertas de su hogar para recibir al Apóstol Pablo. Por lo tanto, acogen no solo al evangelizador, sino también a la proclamación que trae consigo: el Evangelio de Cristo, que es «el poder de Dios para la salvación de quien cree» (Rom 1:16). Y a partir de ese momento, su hogar está impregnado de la fragancia de la Palabra «viviente» (Hebreos 4:12) que vivifica los corazones.

Aquila y Priscilla también comparten la actividad profesional con Pablo, que es la construcción de carpas. De hecho, Pablo valoraba mucho el trabajo manual y lo consideraba un espacio privilegiado de testimonio cristiano (ver 1 Cor. 4:12), así como una forma justa de mantenerse a sí mismo sin ser una carga para los demás (ver 1 Tes. 2: 9; 2 Tes. 3: 8) a la comunidad

La casa de Aquila y Priscila en Corinto abre sus puertas no solo al Apóstol sino también a los hermanos y hermanas en Cristo. De hecho, Pablo puede hablar de la «comunidad que se reúne en su hogar» (1Cor 16,19), que se convierte en una «casa de la Iglesia», una «domus ecclesiae», un lugar para escuchar la Palabra de Dios y celebrar el Eucaristía. Incluso hoy en algunos países donde no hay libertad religiosa y no hay libertad para los cristianos, los cristianos se reúnen en un hogar, un poco escondido, para rezar y celebrar la Eucaristía. Incluso hoy existen estas casas, estas familias que se convierten en un templo para la Eucaristía.

Después de un año y medio en Corinto, Pablo deja esa ciudad con Aquila y Priscila, quienes se detienen en Éfeso. Allí, también, su hogar se convierte en un lugar de catequesis (ver Hechos 18:26). Finalmente, los dos cónyuges regresarán a Roma y recibirán un espléndido elogio que el Apóstol inserta en la carta a los romanos. Su corazón estaba agradecido, por lo que Pablo escribió sobre estos dos cónyuges en la carta a los romanos. Escuche: «Saluden a Priscila y a Aquila, mis compañeros de trabajo en Cristo Jesús. Para salvarles la vida, arriesgaron sus cabezas, y no solo les estoy agradecido, sino a todas las iglesias del mundo pagano» (16,4). ¡Cuántas familias en tiempos de persecución arriesgan sus cabezas para mantener escondidos a los perseguidos! Este es el primer ejemplo: la hospitalidad familiar, incluso en los malos momentos.

Entre los muchos colaboradores de Pablo, Aquila y Priscila emergen como «modelos de una vida conyugal responsablemente comprometida al servicio de toda la comunidad cristiana» y nos recuerdan que, gracias a la fe y al compromiso con la evangelización de tantos laicos como ellos, el cristianismo nos ha llegado. De hecho, «para arraigarse en la tierra de las personas, para desarrollarse con fuerza, era necesario el compromiso de estas familias. Pero piense que desde el principio el cristianismo fue predicado por los laicos. Usted también es responsable de su bautismo para continuar con la fe. Fue el compromiso de muchas familias, de estos cónyuges, de estas comunidades cristianas, de fieles laicos que ofrecieron el «humus» al crecimiento de la fe «(Benedicto XVI, Catequesis, 7 de febrero de 2007). Esta frase del papa Benedicto XVI es hermosa: los laicos dan humus al crecimiento de la fe.

Preguntémosle al Padre, que ha elegido hacer de los cónyuges su escultura «verdadera vida» (Exhortación apostólica Amoris Laetitia, 11). Creo que aquí hay nuevos cónyuges: escuchen su vocación, deben ser los verdaderos – escultura viviente – para derramar su Espíritu sobre todas las parejas cristianas para que, siguiendo el ejemplo de Aquila y Priscila, puedan abrir las puertas de sus corazones a Cristo y a sus hermanos y transformar sus hogares en iglesias domésticas. Hermosa palabra: una casa es una iglesia doméstica, donde vivir la comunión y ofrecer el culto de la vida vivida con fe, esperanza y caridad. Debemos rezar a estos dos santos Aquila y Prisca, para que enseñen a nuestras familias a ser como ellos: una iglesia doméstica donde hay humus, para que la fe crezca.

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!