Sexto día de Novena a Ntra. Sra. Stella Maris

NOVENA PATRONAL – 9 AL 17 DE AGOSTO-

“Madre, Estrella de los Mares: en la tempestad, se nuestra paz, en la calma sostiene nuestra gratitud”

ESQUEMA GENERAL DE LA NOVENA PARA CADA DÍA

+ EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

– Ven, Espíritu Santo, llena nuestros corazones de tus fieles, y enciéndenos en ellos el fuego de tu amor.

 – Envía tu Espíritu Creador y renueva la faz de la tierra. Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

ENUNCIAMOS LA INTENCIÓN POR LA CUÁL NOS UNIMOS CADA DÍA Y POR EL CESE DE LA PANDEMIA.

LECTURA DEL EVANGELIO DEL DÍA.

Luego de leerlo, podemos hacer el siguiente ejercicio:

¿Qué nos queda resonando más del Evangelio que acabamos de escuchar?

¿Cuál es ese gesto o palabra que más me llamó la atención?

Hago una pequeña jaculatoria con eso: Te doy gracias por…. (si es algo para agradecer)

Te pido que acrecientes, más, en mi corazón… (si es algo para pedir)

SIGNO DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN

REZO UNA DECENA, A MODO DEL ROSARIO, RETOMANDO LA INTENCIÓN DEL DÍA

ORACIÓN FINAL

Oh Madre y Señora Nuestra,

Estrella esplendorosa del Mar,

condúcenos por los serenos y tempestuosos caminos que nos toquen en la vida,

guíanos a Puerto seguro,

danos tu protección celestial

Escucha nuestra oración que sale del corazón.

Danos, Madre, fortaleza en el diario caminar,

aliento en los días que nos tocan transitar,

sosiego en los sufrimientos y pesares,

perseverancia en el bien obrar,

superación en la adversidad.

Danos, Madre, ayuda, misericordia y bendición

Alcánzanos de Tu Hijo, la Gracia que te pedimos hoy

(aquí pedimos la intención del día, más alguna petición personal)

Y, por sobre todas las cosas,

Que sean Ustedes dos, quienes guíen mi timón.

Amén

+EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

NOVENA PATRONAL – 9 AL 17 DE AGOSTO-

“Madre, Estrella de los Mares: en la tempestad, se nuestra paz, en la calma sostiene nuestra gratitud”

DÍA 6: LA VIRGEN MARÍA, MADRE DEL CONSUELO

Los hechos por los que Dios omnipotente y misericordioso viene en ayuda de su pueblo sometido a la opresión o al destierro, reciben en la Sagrada Escritura el nombre de «consuelo de Dios». El supremo Consuelo de los hombres es Cristo, a quien el Padre, cuando se cumplió el tiempo, envió al mundo para vendar los corazones desgarrados ( Is 61, 1- 3. 10-11).

También Santa María Virgen es llamada y venerada con razón como «Madre del consuelo» o «Consoladora de los afligidos» (Consuelo de los afligidos, rezan las conocidas letanías lauretanas), ya que por medio de ella Dios envió «el consuelo a (su) pueblo: Jesucristo, nuestro Señor».

Ella, cuando estuvo junto a Cristo que sufría en la Cruz, soportando un dolor inmenso, mereció de manera especial la felicidad que el Evangelio promete a los que lloran (Mt 5,5); y después que el Señor la ha consolado con la Resurrección de Jesús, ella puede consolar a sus hijos en cualquier lucha (2 Co 1, 3-5). Después de la Ascensión de Cristo, «estando en oración con los apóstoles, / pidió ardientemente y esperó confiada / el Espíritu del consuelo y de la paz» (Jn 14, 15-21. 25-27).

Además, después de su Asunción al cielo, no cesa de interceder con amor de madre por los hombres, afligidos por la tribulación. Por esto, en la Constitución sobre la Iglesia del Concilio Vaticano II leemos: «La Madre de Jesús… precede con su luz al pueblo de Dios peregrinante, como signo de esperanza segura y de consuelo» (LG 68).

+EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

– INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO –ver presentación-.

REZAMOS POR EL PERSONAL DE SALUD

Oración:

Oh, Dios, que, por medio de santa María, enviaste a tu pueblo el Consuelo, que es Jesucristo, nuestro Señor; concédenos, por intercesión de la Virgen, estar llenos de todo consuelo para que podamos consolar a nuestros hermanos. Especialmente te pedimos por todo el personal de salud. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Leemos de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1, 3-6

Meditamos el texto, según el esquema de cada día- Ver la presentación

Vamos a mirar uno de los signos de la Virgen Stella Maris: EL AGUA

La Virgen María, Estrella de los Mares, nos muestra su especial protección al transitar por el mar. Pero también, nos habla de las fuentes tranquilas, a las que nos conduce su Hijo Jesús, el Pastor bueno. Agua que calma la sed y da fortaleza ante la fatiga por la ardua labor.

Le pedimos a la Virgen ser conducidos hacia Jesús. Pedimos que, cada uno de nosotros, podamos llevar ese bálsamo de paz y de consuelo-como el agua fresca- a los demás con nuestras palabras y gestos.

(Pedimos con un corazón orante pedimos por todo el personal de salud)

REZAMOS UN MISTERIO DEL ROSARIO, TENIENDO PRESENTE LA INTENCIÓN DEL DÍA

ORACIÓN FINAL

Oh Madre y Señora Nuestra,

Estrella esplendorosa del Mar,

condúcenos por los serenos y tempestuosos caminos que nos toquen en la vida,

guíanos a Puerto seguro,

danos tu protección celestial

Escucha nuestra oración que sale del corazón.

Danos, Madre, fortaleza en el diario caminar,

aliento en los días que nos tocan transitar,

sosiego en los sufrimientos y pesares,

perseverancia en el bien obrar,

superación en la adversidad.

Danos, Madre, ayuda, misericordia y bendición

Alcánzanos de Tu Hijo, la Gracia que te pedimos hoy

(aquí pedimos la intención del día, más alguna petición personal)

Y, por sobre todas las cosas,

Que sean Ustedes dos, quienes guíen mi timón.

Amén

San José, Custodio de Jesús- Faro de nuestra vida- y Protector de la Virgen María, Estrella que nos conduce a Él: Ruega por nosotros.

+EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!